LA UNIVERSIDAD EN LOS BARRIOS Y LA COMUNICACIÓN COMO HERRAMIENTA

0

Por Néstor Daniel González.

 Vicedirector del Departamento de Ciencias Social. Universidad Nacional de Quilmes


La Universidad Nacional de Quilmes cumplió en este 2019 treinta años de vida. Esta joven institución ha transitado en estas décadas un constante proceso de vinculación con su entorno que ha servido no sólo para acercar la propuesta educativa a cada rincón, sino también para comprometerse con necesidades reales de los barrios. En ese contexto, la extensión universitaria es el proceso de institucionlización y curricularización que cuenta con más de quince años y una definición concreta de construcción colectiva de conocimiento.

En este sentido, los procesos de transformación tecnológica y el crecimiento de la cultura mediática fortaleció el lugar de la comunicación social en el reconocimiento de la sociedad e impactó en la formación de cientistas sociales. El lugar de la comunicación en las prácticas sociales, el reconocimiento de los lenguajes mediáticos, la importancia de discutir las políticas en comunicación y el comportamiento de las industrias son algunos de los campos de abordaje.

Pero también, en los últimos años el campo de la comunicación ha construido una propia epistemología que ofrece un conjunto de herramientas para abordar aspectos de la organización social. El fortalecimiento de la identidad de las organizaciones o el proceso de transformación de las mismas intenta lograr que más ciudadanos de los barrios tengan acompañamiento y contención, y encuentren en la organización colectiva un proceso de empoderamiento. 

Por otro lado, la necesidad de fortalecer la memoria colectiva ha hecho que en materia de política de derechos humanos en el contexto de la región, la articulación con organizaciones en el sitio de memoria “Pozo de Quilmes” cumplen actividades educativas y comunicacionales junto a colegios y entidades de la educación formal y no formal. Ese es otro claro aporte. 

Jóvenes de los barrios realizando un noticiero audiovisual contando los problemas del lugar y los proyectos que los identifican son otro claro recurso de la comunicación. Eso lleva a la sociedad a investigar y reflexionar y nos posiciona en otro sitio, aquél a partir del cual se saben sujetos activos y ejercen el derecho a comunicar. Con jóvenes, con adultos mayores o con organizaciones constituidas promotoras de derechos.

Más de 170 editoriales independientes realizan una producción cultural inédita y fundamental. Convertir en libros y revistas todo aquello que no es contemplado por el circuito comercial y que ofrece otras narrativas y otros objetivos. Cada año se encuentran en la feria de libros más importante de la zona sur denominada “Fiesta del libro y la Revista”.

Todas estas dimensiones de la comunicación en los territorios forman parte de una importante articulación plasmada por el Programa “Comunicación, Participación y Ciudadanía” de la Universidad Nacional de Quilmes, del que forman parte más de 150 miembros de la comunidad universitaria y más de 200 organizaciones públicas, privadas y organizaciones sociales, y que recientemente publicó el libro “La comunicación en los territorios”.

Todo está basado en el reconocimiento de que el territorio también puede ser pensado no solamente como una localización geográfica, sino también como eso que realizamos con otras personas; las prácticas y los haceres que nos permiten encontrarnos. Los espacios subjetivos, más personales, que nos constituyen como sujetos que somos, pero que en nuestra inter-relación habilitan la construcción de los mundos que habitamos. La Universidad es un espacio donde conviven todos esos mundos que habitamos y la comunicación una herramienta para incluirnos en esos mundos.