Las puertas de Vidal

0

Paula López. Lic. en Criminalística (IUPFA), Especializando en Criminología (UNQ)

En los últimos días se viralizó un video de la Gobernadora María Eugenia Vidal atendiendo una situación de violencia contra una mujer (VCM) por razones de género. Si bien la escena tiene poca credibilidad, es importante este material para analizar bajo qué paradigma se tratan las cuestiones de violencia en el territorio de la provincia de Buenos Aires.

En principio es fundamental destacar que en estas situaciones de violencia como en cualquier aspecto de la vida, la voluntad de la mujer es el eje rector. Fomentar la autonomía y el empoderamiento de las mujeres es la clave para comenzar a desandar cualquier tipo de vínculo o contexto violento. Es decir, no se puede y no se debe realizar ningún tipo de acción que no surja de la voluntad y el íntimo auto conocimiento del deseo de cada persona. Profesionales capacitadxs en la materia pondrán a disposición los recursos para resguardar y a la vez trabajar la emancipación de cada mujer, pero siempre respetando su decisión.

Aquí lo que sucede es que se reproduce una vez más la lógica violenta. La Gobernadora advierte qué hará y actúa. Refuerza su poder por sobre el del supuesto acosador. En cambio, a la mujer en situación de violencia sólo la escuchamos contando su padecimiento, vemos su rostro viralizarse en todos los medios digitales de comunicación (redes sociales, Whatsapp, portales de noticias) y nunca más oímos su voz. Otra vez, invisibilizada.

Esta actitud podría encuadrarse dentro  del “síndrome del salvador”, entendido como el afán de la sobreprotección. Quien debiera acompañar y fomentar la autonomía se pone en el lugar de la heroína (en el sentido más romantizado y heteronormado del término) y prácticamente pasa a suplantar al agresor en términos de dependencia.

Dentro de las ciencias sociales esta actitud es definida por el “pardigma tutelar del Estado”. Es decir, entendernos a lxs ciudadanxs como sujetxs débiles e incapaces y nunca como individuxs plenxs de derechos y libertades.

Por otra parte, es irresponsable exponer de esa manera a una persona que ha contado su situación,no sólo por una cuestión de seguridad tanto de ella misma como de su entorno, sino porque siendo María Eugenia Vidal la máxima representante del Poder Ejecutivo bonaerense, su rol está en la definición e implementación de políticas públicas con perspectiva de género.

Las mencionadas políticas tienen que ver con la cuestión de la violencia en sí misma, y aún más. Hay que atender todo el espectro de las actividades que están atravesadas por discriminación por cuestiones de género. Esto es: reconocimiento del trabajo de cuidado no remunerado; situación dentro del trabajo remunerado y la seguridad social; educación; cobertura de salud; acceso a la vivienda propia; jubilación de amas de casa; aborto legal, seguro y gratuito; sólo por mencionar algunas.

Finalmente y según los últimos datos publicados por ANSES -año 2018- el 97% de quienes reciben la Asignación Universal por Hijo son mujeres Ellas son las que con la devaluación del lunes posterior a las PASO han perdido aproximadamente un 25% de capacidad de compra. Esto es la feminización de la pobreza. Somos nosotras las que golpeamos su puerta, Gobernadora.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here