Cuando la tecnología se hace choripán

0

Víctor Ascone es vecino de La Plata y desempeña su tiempo en la creatividad tecnológica. Elaboró un curioso proyecto que “hace choripán” y sueña en convertirlo en una herramienta social para generar trabajo. Entre nuevas propuestas y nuevos desafíos para invertir en el futuro, conocemos en esta nota al hombre que le puso la carne a la tecnología.

– ¿Cómo surgió la idea de hacer una máquina para hacer choripán?
– Cuando cumplí los cincuenta años quería hacer algo grande para mis sesenta. Decidí crear un proyecto que no dependiera 100% de mí, por si un día tiene que pasar por razones de salud u otros motivos. Y a su vez, pensando en el desarrollo de la máquina para que no sea beneficio propio. El objetivo es darlo a familias desocupadas para que puedan trabajarlo.

– ¿Cómo sería posible esto?
– Les entregaría una máquina expendedora en concesión, sin entrega de dinero para que cualquier familia desempleada pueda tener su propio emprendimiento, generar ingresos, cumplir sus sueños y proyectos propios. No sería para siempre, el proyecto busca apoyar las ideas de las familias. Cuando las familias logren sus objetivos propuestos está máquina pasará a formar parte de otra familia. Está pensado de acá en adelante y deberá tener la mejor tecnología para acompañar a los tiempos en que todo se renueva. Por eso rediseñé la expendedora para darle una forma robótica, para que tenga wi-fi propio, que una persona pueda abastecerse de energía y también informarse con publicidad o turismo en una pantalla que tiene incorporado. También se podrá cargar el teléfono celular y tendrá un reconocimiento de voz y una app para generar comunidad, ya que esta máquina no recibe dinero.

– ¿Porqué crees que podría funcionar este producto?
– Siempre me interesó crear y no reproducir, lo que está ya se conoce. La originalidad abre puertas, rompe paradigmas, amplía la perspectiva, motiva e interpela. Te hace humano. En este caso tomé un producto que en la cultura Argentina es muy conocido para las familias, como lo es el rico choripán. Por supuesto que no iba ser algo tan simple, acá es donde pongo en juego toda mi capacidad de crear.

– ¿Porqué Mac Toom?
– El nombre surgió con la idea de buscar un nombre “que pegará” (que sea simpático para una publicidad) y a su vez para buscar fácilmente desde la internet. Hoy escribís en Google y el nombre solo te lleva a un restaurant en Francia, es original en ese sentido. El logo está patentado y diseñado por mí. El sombrero fue porque se entiende que si tiene un gorro, entonces es un cocinero en vez de una máquina parada que va a estar ahí.

– ¿Qué más hace falta para implementar este proyecto?
– En esta etapa estoy buscando inversores. Esto precisa 150.000 dólares (U$S) para hacer el desarrollo de la máquina y el comienzo del primer prototipo. Entonces la etapa ahora es del financiamiento. Hasta ahora ha habido propuestas con inversores. Desde el año pasado estoy en contacto con SeSocio, una empresa con plataformas, estoy en la etapa de crear una empresa. Estoy dispuesto a abrir puertas que sean bienvenidas para este proyecto.

– ¿Cómo deben hacer para que te contacten las personas interesadas?
– Mi correo es expendedoramactoom@gmail.com o sino mi teléfono celular cuyo número es 2213583615.
Estos son los cimientos del proyecto elaborado por Víctor Ascone y los años próximos dirán si este sueño prosperará para ser algo real y colectivo. Como se suele decir en lo cotidiano “soñar no cuesta nada” y Víctor sueña para que las familias más postergadas puedan generar su propio ingreso.