Arranca 2019

0

El viernes pasado, el intendente Martiniano Molina, inauguró el periodo de sesiones ordinaras del Honorable Concejo Deliberante. Allí hizo un recuento de las obras que Nación y Provincia financió para la ciudad, como el Metrobus, el SAME y los asfaltos. Poco hablo de trabajo, industria, servicios públicos y vivienda social. Éste es el último año de gestión de Cambiemos y Martiniano volverá a ser candidato en la ciudad. La economía no acompaña a una gestión que fue financiada en base a deuda y problemas básicos sin resolver, como la basura. Anunció la creación del Parque San Francisco Solano y dijo que “Quilmes esta mejor, porque iniciamos un proceso de  transformación histórica de la ciudad”.

Molina agradeció al cuerpo  deliberante el trabajo desempeñado el año pasado, ya que fueron aprobados convenios de obras y el presupuesto para 2019. Lo curioso del agradecimiento es que Quilmes contará con un aumento cercano al 5% respecto al presupuesto de 2018. La pregunta que cabe es, si ese 5% será equiparable a la inflación anual. Enumeró algunos convenios que fueron aprobados por el HCD y mencionó las obras hidráulicas de Villa Alcira, la cual fue finalizada en octubre del año pasado y Villa Lujan, que debería haber finalizado en marzo de 2018 pero aún no se concretó, aunque está en un 90%. Ambas obras fueron planificadas por la gestión anterior pero el intendente será quien pose para la foto.

Habló del Plan de pavimentación de más de 300 nuevas calles para barrios vulnerables y resaltó la aprobación de la Emergencia en violencia contra las mujeres. “Esta norma afirma nuestro compromiso por la igualdad de oportunidades”, expresó Molina y agregó que “somos uno de los tres primeros municipios de la provincia de Bs. As. en implementar el sistema de monitoreo dual para prevenir casos de violencia hacia las mujeres, niñas y adolescentes”. También habló del SAE (Servicio Alimentario Escolar), donde 86.000 raciones diarias forman parte junto a los menúes especiales para célicos, intolerantes a la lactosa y dietas hiposódicas, de las meriendas de los chicos y chicas de las escuelas públicas del distrito. Al respecto, cabe destacar que en 2018, más del 50% de las contrataciones del SAE, fue adquirido por dos empresas, Blue Catering y Equis Quince, quienes pertenecen al Grupo L. Ambas empresas están radicadas en la CABA y comparten denuncias en otros distritos manejados por Cambiemos, como Morón, donde el intendente y ex esposo de la gobernadora Vidal, tuvieron los mismos cuestionamientos que tiene la ciudad. En sesiones del HCD, concejales de la oposición cuestionaron que esas empresas se quedaron con 11 de las 17 zonas escolares y ambas no están radicadas en el distrito.

Agradeció a la gobernadora Vidal y mencionó el Plan de Urbanización en Villa Itatí, algo que comenzó con la pavimentación de una manzana y ahí quedó. No se construyó ninguna vivienda ni centro de  salud, ni tampoco un establecimiento educativo. En éste caso, el Plan de Urbanización de Itatí de la gobernadora se quedó en 4 conteiners, donde atienden dependencias del Estado Nacional y Provincial con intermitencias los días de semana. A simple vista, el Plan de Urbanización se quedó corto.

También agradeció al presidente Mauricio Macri porque según el intendente, siempre que lo fue a ver trajo una solución a los problemas de los quilmeños. Allí mencionó el Metrobus, el SAME, la red de salud AMBA, las estaciones de trenes, los tres bajovías, las redes de agua y cloacas, que según Martiniano Molina “están transformando de fondo la realidad de nuestra querida ciudad”. Cabe destacar que los bajovías fueron planificados por otra gestión. Aquí también Molina gozará de la foto frente a la falta de respuestas de la gestión anterior (siempre y cuando no llueva).

Molina es vecino de la costa quilmeña. Allí hay dos obras hídricas en ejecución. Son redes troncales de desagües financiadas por el gobierno nacional; una va por Av. Otamendi y la otra por Av. Iriarte. Si se terminan, es probable que se resuelva el problema de la inundación en algunas partes de la ribera. Por otra parte, celebró la reunión de intendentes para reactivar la vieja comisión por los arroyos, la cual nunca fue puesta en funcionamiento. Molina dijo que “venimos trabajando muchísimo en el proyecto de los arroyos”. Sin embargo, la primer reunión fue hace poco más de diez días. Otra de las informaciones que desconoce el intendente es que esa comisión tiene su fecha de creación en abril de 2014. “Queremos que comience una obra histórica porque eso es Quilmes mejor”, dijo el intendente. Entonces, si es tan necesaria y costosa, por qué o quién definió que el Metrobus es más importante que las inundaciones.

Molina agradeció a los vecinos que lo eligieron durante estos tres años adelante de la gestión municipal y mencionó que en Quilmes está liderando “la transformación que busca torcer la historia de 25 años de abandono y desidia por parte del Estado”. Por otra parte, quizás, el intendente no tuvo buen tino al referirse a la situación laboral, ya que uso de ejemplo a un joven artista quilmeño, inventor de una máquina para tatuar inalámbrica. Lo curioso es que Molina entiende que ese invento (muy bueno, por cierto) puede generar fuentes de trabajo. Cosa que es cierta, pero convengamos que la industria del tatuaje es limitada a la hora de crear oportunidades laborales, en una economía que se deteriora día a día.

“Quilmes esta mejor, quién lo puede negar”

“Quilmes esta mejor” repitió el intendente en varios pasajes de su discurso. Como un latiguillo. Lo hizo al referirse al SAME, donde remarco los 30 mil traslados en el año y la reducción del tiempo de espera de 45 minutos  a 6, lo cual es una de los pocos ejemplos donde eso es real. Lo cierto es que el SAME desde el año que viene será financiado por el municipio, mientras que estos tres años fue la provincia quien giró los fondos. Entonces, qué política sanitaria se puede consolidar en el tiempo si aumentan los recursos que el municipio debe afrontar y la recaudación se reduce año tras año, como lo demuestra el presupuesto 2018 y los resultados de la economía nacional.

Anunció  obras en 29 salas de atención primaria, dentro de la red AMBA, financiada por la provincia. Mencionó refacciones en las guardias de los hospitales Oller  e Iriarte y el dispensario Ramón Carrillo. Sin embargo, nada dijo sobre el anuncio de la construcción de un nuevo hospital que comprometería 100 millones de pesos, anunciado en julio de 2017. El nuevo hospital brilló por su ausencia en el discurso.

Arroyo Las Piedras en La Cañada, Quilmes oeste. Verano 2018.

En cuanto a seguridad mencionó el CUM (Centro Único de Monitoreo). “Es un centro modelo para la ciudad”, dijo Molina. Lo que obvió decir es que a los quilmeños, el CUM nos cuesta 4 millones de pesos de alquiler por año. Es decir, en 2020 cuando finalice su contrato de alquiler, la municipalidad pagará 20 millones por ocupar el espacio. Otra pregunta puede ser: ¿Con 20 millones no se compraba un predio? Por lo pronto, si el municipio quiere piensa usar en el futuro el espacio físico del CUM deberá desembolsar otros 20 millones más la inflación que indique el futuro contrato. ¿Ya hicieron la cuenta? Sí, en 10 años 50 millones de alquiler. Acá hay negocio o nadie sabe de inversiones inmobiliarias. También mencionó que hay 36 patrulleros y 20 patrullas urbanas más. Eso es más seguridad, según el intendente. Celebró que la semana pasada inauguró un destacamento policial en la entrada a la ciudad por la nueva Av. Mitre. Una obra que sufrió la falta de planificación y por eso, la demora en la inauguración. Algo que estaba anunciado para finalizar en 2017, terminó la semana pasada. Evidentemente, el combate contra el delito es por la vía de la represión. En La Florida, sobre la Av. 844 se inaugurará un destacamento de Gendarmeria.

“Refaccionamos, reacondicionamos y creamos más de 40 espacios públicos en la ciudad”, dijo el intendente. También se refirió al mejoramiento del Museo del Transporte, el Parque de la Ciudad y la Ribera. “Daba lástima la ribera y hoy los vecinos la pueden disfrutar”, enfatizó Molina. Mencionó el Parque Lineal de Don Bosco, inaugurado para la celebración de carnaval el último fin de semana y tuvo la presencia de Pedro Aznar. También anunció la creación del Parque San Francisco Solano, sobre la tierras del ex ferrocarril. Habló del Polideportivo Municipal que fue refaccionado e inaugurado hace semana. “Estaba desbastado”, dijo el intendente. “Hicimos la inversión más grande que se hizo en la historia de Quilmes” y agregó que “los quilmeños tuvimos que esperar más de casi 353 años para tener nuestra primer pileta municipal”.

El Metrobus                               

“Quién se hubiera imaginado hace tres años que Quilmes iba a tener un metrobus”, interrogó Molina. Una obra que nadie sabe cuánto costará y que fue impuesta por el gobierno nacional y que sufrió la falta de planificación por parte del gobierno municipal, ya que fue pavimentada y vuelta a romper para montar el Metrobus. Así como el Metrobus es cuestionado, es un mérito de la gestión haber reconstruido Cno. Gral. Belgrano con fondos de la nación y provincia. Al finalizar, enumeró las avenidas reencarpetadas que se hicieron con los recursos provenientes de la deuda externa contraída por la provincia de Bs. As. También habló de los 400 refugios para colectivos, que nadie sabe quién hizo pero que gozan de una similitud admirable con los modelos de la CABA.

“En los últimos tres años se hicieron en la provincia de Bs. As. más de 6000 intervenciones en escuelas”, dijo Molina y presionó a los gremios docentes para que comiencen la clases. Pero nada dijo que la gobernadora cerró 39 escuelas y no construyó ni una. A pesar de eso, aseguró que “la educación en Quilmes y  en la provincia están mejor”. El discurso tuvo la exaltación que impulsó el presidente Macri en el período de sesiones del Congreso Nacional, casi como un calco, finalizó diciendo que “estamos convencidos que Quilmes esta mejor, porque iniciamos un proceso de  transformación histórica de la ciudad”.

RECUADRO

Dato y deuda

Quilmes junto a Lanus son los únicos dos distritos que Cambiemos gobierna en la tercera sección electoral. En ese sentido, Martiniano Molina es el niño privilegiado entre los intendentes del conurbano. Si ir más lejos, todos los distritos vecinos a nuestra ciudad fueron discriminados por la gobernación nacional y provincial, a la hora de destinar recursos. En algunos casos, castigados, como es Avellaneda. Molina hizo obras, sobre todo asfaltos, pero nadie dice que es producto de la inmensa deuda contraída por la provincia y la nación. El dato es que la gobernadora Vidal,  duplicó en tres años esa deuda. En 2019, cada bonaerense deberá pagar $ 32.000 para cumplir con los compromisos contraídos por la deuda.

Año 2018 – Deuda de la Pcia. de Buenos Aires: 474.431 millones de pesos

Año 2015 – Deuda de la Pcia. de Bueos Aires: 122.084,8 millones de pesos

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here