La recolección de basura fue otro problema para Molina

0

A pesar de la inversión anunciada por el intendente Martiniano Molina en dos oportunidades, la gestión nunca pudo resolver el problema de la recolección de residuos. Ni con la mayor flota de la historia pudo juntar la basura en la ciudad.


Por Cristian Flores.


La gestión de Cambiemos está por finalizar y en la ciudad comenzaron a verse numerosos microbasurales a cielo abierto, sobre todo en los barrios periféricos del distrito. Ezpeleta, Solano y Bernal oeste son las zonas más deterioradas por el abandono de la gestión municipal. CPB realizó un recorrido por algunos de los puntos más críticos de la ciudad, donde la basura se acumula durante días, convirtiéndose una zona de riesgo de enfermedades, tanto por la contaminación y quema, como también por la propagación de roedores que generan los microbasurales.


En el ingreso a la ciudad desde Berazategui por Av. La Plata se pueden apreciar en casi todas las esquinas un montículo de basura. La esquina de Rep. de Cuba es la “bienvenida”. Allí, la gestión realizó una serie de intervenciones con postes pero la basura sigue acumulándose ahí. La esquina de Av. Francia es testigo de los basurales, como también la esquina de Namuncurá y en la de Brasil. Luego, sobre M. Rodríguez en la esquina del cementerio privado, la cuadra es una postal de basural a cielo abierto. Vecinos de la cuadra afirman que tiran animales muertos y el olor se vuelve insoportable.


En La Florida, la esquina de 844 y 879 es una montaña de 30 metros de basura desplegada sobre el cordón de la vereda, repitiéndose en menores proporciones sobre 893 y 894. Lo mismo padecen los comerciantes de 844 en el centro comercial de la localidad solanense. Otro punto desbordado de basura es el playón de Donato Álvarez y Av. San Martín, luego del predio de la esquina comienza un descampado que se transformó en un inmenso basural a cielo abierto de 100 metros cuadrados.


También los arroyos, en toda su extensión reciben la basura que la gestión no pudo recoger de las casas. Mucha gente se pregunta por qué tiran la basura a la calle pero nadie está dispuesto a convivir con la basura en la puerta de su casa. La diferencia es que hay barrios que tienen recolección y otros no. Las consecuencias están a la vista.


En Bernal oeste, las esquinas se multiplican: Montevideo y Cno. Gral. Belgrano, Montevideo y Chaco bis, y sobre 175 también. En Zapiola y “Camino” también se propagan los microbasurales, como también en calle 188 y Av. Pasco; y Zapiola y Montevideo. La lista es larga y la práctica domestica de la quema se tornó una “salida” al problema de la basura.


Mientras tanto, el intendente Martiniano Molina, en enero de 2016 anunció en su cuenta de twitter: “Duplicamos la flota de camiones, sumamos 8 volcadoras y reparamos las unidades viejas. Por un Quilmes más limpio”. En enero de 2018 anunció que contaba con la flota más grande de la historia y sin embargo, la realidad está a la vista.