Basural clandestino a cielo abierto en Quilmes

0

Funciona en la ex papelera Massuh, en Quilmes oeste. Allí, la municipalidad junto a la empresa Papel Pampa montaron un basural a cielo abierto donde queman residuos y ramas. CPB dialogó con un grupo de vecinxs autoconvocados que pide el cese del vuelco de basura y los incendios. Afirman que son intencionales.

El predio ubicado en la ruta provincial N°1, más conocida como Camino General Belgrano, entre las intersecciones de las calles 822 y 826, en la localidad de La Florida, se encuentra un complejo industrial donde  Papel Pampa (ex Massuh), Zucamor y Saionar desarrollan sus actividades. En la esquina de Belgrano y 822 está emplazada la ex papelera Massuh, quien debió cerrar sus puertas en el 2009, luego de una clausura provincial que le impidió seguir con sus actividades industriales. Desde aquel entonces, la lucha emprendida por vecinxs del barrio “José Hernández” consiguió la clausura y con ello, la resolución de los problemas respiratorios y de infecciones en la piel que generaba la actividad de la ex papelera. El problema se agravaba porque paralelo al paredón de la fábrica sobre la calle 822 se encuentra un canal del arroyo “Las Piedras”. Eso generaba inundaciones y proliferación de diferentes infecciones, producto de las aguas contaminadas y los pastizales que rodeaban el canal. Rosa, una vecina del barrio contó que una rata de 40 cm se apareció en el baño de la casa en una de las inundaciones.

El problema que generaba el canal se resolvió entubándolo y se construyó una suerte de plaza y espacio verde, el cual siempre se mantuvo descuidado por la municipalidad, ya sea en la gestión anterior como en ésta, cuentan el grupo de vecinxs autoconvocados en dialogó con CBP. Pero el problema que deben afrontar lxs vecinxs del barrio “José Hernández” en la actualidad es el basural clandestino que el municipio de Quilmes, junto a la complicidad de la Papelera Pampa, funciona en el predio. “Cuando prenden el basural vuela desde pedazos de papel, cartón y cosas con brea que caen en los techos de las casas o en algún chico que esté por ahí”, comenta Rosa, una de las vecinas que vive cercana al basural. Cabe mencionar que dicho basural clandestino está separado por un paredón de 3 mts. y en los incendios, las llamas superan los 20 mts.

Hugo, otro vecino del barrio, dice que “han matado árboles que tienen 30 o 40 años y 25 mts. de alto”, producto de las llamas que genera el ramerío mezclado con la basura domiciliaria que la municipalidad deposita allí. Rosa recuerda que el feriado de 9 de julio de 2016, vio desde la vereda de su casa cómo un equipo de trabajadores municipales comenzaba a romper la plaza para abrir una calle que permita ingresar al predio. “Qué raro un feriado que trabaje la municipalidad. Fuimos a preguntar y nos contestaron de mala manera que ellos hacían lo que les mandaban”, cuenta Rosa. En ese momento comenzaron a saber que allí, la municipalidad pretendía instalar una máquina chipeadora para el procesamiento de los restos de ramas que surgen de la poda en la vía pública. En aquel año, la organización de lxs vecinxs impidió que se abra la calle pero no que se instale la chipeadora en el predio.

 

Quema de basura y ramas a cielo abierto

Los problemas que sufre el barrio en la actualidad son los incendios provocados de manera intencional, dentro del predio de Papelera Pampa. Al día de la fecha, se registran siete de gran magnitud, que implica la intervención de los cuerpos de Bomberos de Quilmes y de distritos vecinos. “Se junta un colchón de ramas y basura de una altura de 4 o 5 metros que tiene 100 mts. de un lado y 150 mts del otro.

Cuando el viento sopla para el barrio, nos mata”, afirman Hugo. Lo grave de la situación es que lxs vecinxs detectaron y  están seguros de conocer qué se quema en los incendios. Saben que la municipalidad ingresa con camiones de recolección de residuos y los deposita ahí. Esta práctica, afirman lxs vecinxs, comenzó en septiembre del año pasado. Otro de los problemas es el humo que genera el accionar de los bomberos al apagar las llamas, lo que generó el traslado de gente grande y de chicxs, porque afectaba la respiración, aún dentro de sus casas.

Cronología de la creación del basural

El primer incendio registrado, donde participaron las dotaciones de bomberos de La Florida, Solano, Bernal, Quilmes, Berazategui, Florencio Varela, El Pato, Ensenada, Gutierrez y Hudson, fue en septiembre de 2017. En ese momento, lxs vecinxs recuerdan que comenzaron a sentir humo en la madrugada, cerca de las tres de la mañana. En aquella ocasión, se acercaron a hablar con la empresa para avisarle que tenían prendido fuego. Eso fue a las tres de la tarde de ese mismo día. A las 6 comenzó el fuego otra vez. “Era un infierno, nunca tuvimos un problema así”, recuerda María.

“Primero vino la chipeadora, que generaba un ruido infernal y a nosotros nos dijeron que era de bajo impacto ambiental su instalación. Después, comenzaron a llegar camiones con basura. Entonces, armaban montículos de ramas y atrás de las ramas, dejaban la basura. Y después empezaron a quemar la basura con las ramas”, explica Hugo.

Luego, a finales del año pasado se registró otro en diciembre y en enero de éste año, se produjo el primero de una seguidilla. En febrero fueron tres en menos de una semana. En todos ellos debieron participar el conjunto de cuerpo de bomberos pero a su vez, esto trajo otra problemática, ya que una vecina de La Florida perdió su casa porque los bomberos estaban ocupándose del basural. El último fue el domingo 4 de febrero. “Los incendios se generan, por lo general, a la noche”, dice Diego, otro de los vecinos que participó de la conversación. A su vez, agrega que “el primero duro 20 horas”, recuerda con precisión debido a que su rutina laboral le permitió contabilizar el tiempo.

Una lucha que atraviesa a todo el barrio

Aquel 9 de julio de 2016, fue el puntapie para la organización vecinal. En ese momento, un grupo de vecinxs recurrió a la sociedad de fomento “José Hernández”, ubicada en la calle 820, y lograron que se frene la creación de una calle para el ingreso al predio. Luego, a partir de los incendios, intentaron concretar una entrevista con el intendente, por intermedio de notas presentadas en la mesa de entrada. Al día de la fecha, ninguna fue respondida. Caleb Neri, tesorero de la institución dice que pretenden lograr una instancia de diálogo para resolver el problema. “La última nota fue el 22 de enero, donde le pedimos la erradicación definitiva del basural y el cese de los vuelcos de basura”, expresa Caleb, quien además desempeña jornadas deportivas de distintas disciplinas dentro de la sociedad. “Nosotros hacemos responsable al intendente Martiniano Molina y al secretario de servicios públicos, Sergio Chomizyn, del nuevo CEAMSE en Quilmes”, concluye.

Visita clandestina

Hace unas semanas, el cuerpo de  concejales de Unidad Ciudadana visito el predio de la ex papelera Massuh y pudo ingresar pero escondidos en un vehículo, ya que desde la empresa le impidieron el ingreso. Luego de comprobar la situación, realizaron una conferencia de prensa donde le acercaron al intendente Martiniano Molina la propuesta de la declaración de la emergencia sanitaria para resolver el problema. Sin embargo, no está prevista ninguna sesión extraordinaria para su tratamiento. Recordemos que el HCD declaró la emergencia sanitaria en diciembre de 2015, que le permitió el desembolso de millones de pesos sin control destinados a la preservación del medio ambiente. El 8 de febrero lxs vecinxs se acercaron al portón de  la empresa y bloquearon su ingreso para llamar la atención de las autoridades. Fueron acompañados por concejalxs de UC.

Qué dice la ley provincial de residuos sólidos urbanos 13.592

En su artículo N°1 expresa que deben destinarse “los presupuestos mínimos de protección ambiental para la gestión integral de los residuos sólidos domiciliarios”. Por otra parte, entre sus artículos indica que la zona, destino y tratamiento adecuado de los residuos sólidos debe ser “de una manera ambientalmente sustentable, técnica y económicamente factible y socialmente aceptable”.

En el articulo 9 expresa: “Los Programas de Gestión Integral de residuos sólidos urbanos que presenten los Municipios para su aprobación por parte de la Autoridad Ambiental Provincial, deben tener como objetivos erradicar la práctica del arrojo en basurales a cielo abierto e impedir el establecimiento de nuevos basurales en sus respectivas jurisdicciones”.

La municipalidad sabe

Por lo pronto, son más los artículos que indica la ley respecto del tratamiento de los residuos sólidos urbanos. La inmensa mayoría no se cumplen en Quilmes y el área responsable (Servicios Públicos) sigue sin encontrar respuestas que solucionen la problemática de la basura. Sin embargo, no desconocen el problema e incluso lo hacen off de record, ya que lxs vecinxs tomaron conocimiento de palabras del secretario del área, Sergio Chomizyn, quien reconoce el vuelco de la basura pero que es un tema provisorio porque no hay camiones para el traslado al CEAMSE de Pompeya, donde depositan los residuos. Mientras tanto, un nuevo basural a cielo abierto funciona violando la ley, dañando el medio ambiente y la calidad de vida. Todo esto, con la complicidad entre la empresa Papel Pampa y el gobierno municipal.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here