Un paro para detener la sangría

0

Por María Eva Stoltzing*

Un paro general es una medida de fuerza consagrada en la Constitución Nacional. No es la única medida que puede adoptar el movimiento obrero organizado, si, es una de las más fuertes.

Las razones de un paro general son variadas, están aquellas que esgrimen las organizaciones convocantes, y están aquellas que tienen los trabajadores y trabajadoras que se adhieren. A veces esas razones son las mismas, otras difieren. El paro de esta semana es una medida de fuerza que surge como pedido de las bases, son ellas, las que empujaron a la conducción de la CGT a decretar los paros que se le hicieron al gobierno de Mauricio Macri.

Bajo un modelo económico que basa su ganancia en el sistema financiero, con un gobierno que lleva adelante políticas de apertura comercial al exterior, la economía termina destruyendo empleo, privado e industrial. Si al mismo tiempo, el gobierno decide realizar un fuerte ajuste en el empleo público, el resultado sólo puede ser la pérdida de fuentes de trabajo.

Sumado a eso, en los tres años de gobierno que lleva Cambiemos, las paritarias logradas por los sindicatos fueron menores que la inflación. y este año lo sabemos desde julio, cuando la inflación superó el promedio paritario de todas las organizaciones.

Pérdida de trabajo, pérdida del poder adquisitivo del salario y un consecuente aumento de la pobreza. Esas son las razones fundamentales para realizar este Paro General. Este es un Paro en defensa propia, no es para avanzar en conquistas, es para detener la sangría.

El paro es político, vamos a escuchar decir a los oficialistas con el afán de desmerecer la medida. Sí, un paro general es: fundamentalmente político. Las organizaciones del movimiento obrero son organizaciones políticas y la disputa por la mejora en las condiciones de trabajo de cada sector también. Los paros son políticos, siempre.

Ahora bien, para enfrentar un modelo que destruye empleo no alcanza con un paro general cada tanto. Para enfrentar con fuerza un modelo que rompe el salario y el empleo hace falta un plan de lucha. Argentina es gobernada por la derecha, y el modelo económico elegido es un modelo de ricos para ricos. Por eso, es necesario unificar fuerzas, es necesario generar acuerdos con los sectores golpeados por este modelo. es necesario tener presente que el problema es el modelo y que no hay solución gremial sin solución política.

 

*Frente Sindical Quilmes – Concejala UC Quilmes

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here