Editorial: Se desinfla el globo

0

La política económica kirchnerista fue, para algunos analistas, producto de un viento de cola.

No existía por tanto la decisión política en la implementación de un modelo redistributivo, para todos y todas. Por el contrario, solo se trató del aprovechamiento de una época mundial en la que los precios de los bienes primarios se encontraban por las nubes, tiempo en que la soja dejó fructuosas rentas y margen para que el Gobierno de aquel entonces encienda el motor contracíclico de la economía.

De 2015 para acá, Macri buscó bajar la inflación secando la plaza, sacando circulante del mercado pero además quitó los topes a las tarifas de servicios públicos llevando las facturas a números impagables.

La especulación financiera reemplazó la inversión productiva (4500 pymes menos en 2016, según CAME), con la consecuente concentración en el manejo, distribución y reparto de ganancias de las empresas.

Se podía optar entre intervenir en las diferentes cadenas de valor o darle rodaje a la teoría monetarista, es decir, sacarle la plata a la gente de los bolsillos. Saque sus propias conclusiones cuál se eligió. Mientras el empleo cae, la inflación aumenta y el globo se desinfla.