Silencio Hospital: la salud pública en Quilmes

0

Las salitas, las Unidades de Pronta Atención, el Hospital municipal “Eduardo Oller” de San Francisco Solano, y el histórico Hospital provincial “Isidoro Iriarte” de Quilmes conforman una galaxia de instancias donde lxs pacientes deberían poder llegar, atenderse o ser derivados a otro Hospital que tenga los recursos suficientes para atender su complejidad y poder volver a su casa sanos y salvos. Trabajadores y médicos alertan por la falta de insumos y de personal necesario; mientras que los pacientes y sus familiares piden milagros cuando ingresan de urgencia con un cuadro para no terminar yéndose con otro.

Cada instancia tiene sus particularidades. Todxs, directores, médicxs, trabajadorxs y pacientes, saben que la raíz del problema es un sistema de salud que no fluye. El primer nivel de atención (salitas) no contiene a lxs pacientes ya que no cuentan con los insumos, entonces terminan en los Hospitales municipales que no dan abasto y, con suerte, son derivados a tiempo a un hospital de alta complejidad.  Estas carencias son la punta del “iceberg” de la salud pública.

La salud pública es una red compuesta por tres niveles de atención: la atención primaria (salitas); los hospitales municipales (como el “Eduardo Oller” de Solano); y los Hospitales Provinciales de Agudos (como el “Mi Pueblo” de Florencio Varela). La red debe hacer interactuar los niveles de atención para garantizar y brindar al paciente la atención adecuada. El problema radica en que este paso no está funcionando. El Hospital Municipal de Solano no logra dar respuesta a la demanda “porque somos un materno infantil”, explicó el delegado de ATE Quilmes, César Vilchez Rey. Esto quiere decir que si ingresa un paciente con una fractura debe ser derivado, se llama al SIES (Sistema Integrado de Emergencias Sanitarias) del Ministerio de Salud de la Provincia, y ellos le indican a qué hospital lo deben llevar. “Eso no debe tardar más de una hora, pero tarda muchísimo más, entre 30 y 40 horas”, señala el delegado. “El día que nos rompieron la guardia (13 de agosto) el paciente ingresó infartado a la una de la madrugada. 1:45 AM se pidió la derivación. A las 5 AM murió esperando que salga el traslado a algún lugar con terapia”.

Hospital de Quilmes

El centenario Hospital Zonal General de Agudos «Dr. Isidoro Iriarte», ubicado en el centro de Quilmes, atiende anualmente aproximadamente a 200 mil personas de las cuales 6 mil se internan, contó a CPB Noticias, su director Juan Fragomeno.

Para Fragomeno “la salud pública puede tener un sinfín de deficiencias que muchas veces son arrastradas en el tiempo”, sin embargo considera que “se está encaminando y que hay políticas que se están haciendo para poder subsanar una serie de problemas.” En cuanto a la atención al público y el funcionamiento del nosocomio provincial, señaló que “no podemos hablar bajo ningún punto de vista de falta de insumos porque los insumos los tenemos” pero reconoce que “puede haber una diferencia en falta de personal”. Es un edificio construido en 1919, “la parte edilicia es sumamente compleja porque es un hospital que ha sufrido los embates del tiempo”. Por otra parte, para el Director “siempre que hablamos de salud, la demanda es muy grande y la oferta no llega a compensar. Pero la atención no ha mermado, y a pesar de las críticas, la gente sigue confiando en el Hospital. Somos sumamente ricos desde el punto de vista científico.”

En junio de 2016, la ex Ministra de Salud Bonaerense, Zulma Ortiz, y Martiniano Molina anunciaron una inversión de 100 millones de pesos de la Provincia para mejorar el Hospital “Isidoro Iriarte”. “Se están haciendo pequeñas obras en el Hospital de Quilmes para que pueda seguir adelante, por ejemplo ahora se terminó la guardia”, indicó Fragomeno. Sin embargo, confirmó que “el objetivo final es construir uno nuevo porque este está demasiado viejo, el deterioro es importante”. Se trata del Hospital Único, que también fue anunciado en 2016, Fragomeno detalló que el proyecto está “bastante adelantado: estamos trabajando en lo que se denomina el plan operativo, decidiendo las cantidades de camas, los espacios, los servicios que va a haber”. Este plan se traza en base a los datos estadísticos que hay en la producción que cada uno de los dos hospitales tiene. “Si bien son pocas las camas públicas que hay para toda la población de Quilmes, aproximadamente un 50 por ciento de la población de Quilmes usa las camas de internación”, aseguró Frafomeno. Se estima que el nuevo Hospital tendrá cerca de 300 camas, “Sería una cama cada mil habitantes, un cifra que superaría ampliamente la actual”.

Se proyecta que el “Único” sea la fusión del Hospital de Quilmes y el “Eduardo Oller” de Solano y estaría ubicado en Quilmes oeste. En cuanto a los 100 millones de pesos anunciados hace un año por la Ministra de Salud provincial y el Intendente Molina, Fragomeno señaló que sólo “sirve una partecita para el nuevo Hospital”, ya que el resto se utiliza en las refacciones del “Isidoro Iriarte”. En cuanto al plazo de la obra del nuevo Hospital, detalló que “este año se finalizará la parte operativa para que el Ministerio de Salud de Nación haga los planos”. Aproximadamente a principios del 2018 se llamará a licitación para la construcción y “a partir de ahí hay que calcular aproximadamente 2 o 3 años para que el nuevo hospital esté en funcionamiento”, es decir 2020 o 2021.

En contraposición, el secretario general de ATE Quilmes, Claudio Arévalo, señaló que el Hospital de Quilmes está sobrecargado de urgencias y no puede recibir derivaciones del Hospital de Solano por la “falta de personal y de inversión. Lo único que se hizo fue pintar la guardia y nada más. Nosotros estamos pidiendo tener un Hospital de alta complejidad para atender la demanda de los más de 700 mil habitantes de Quilmes.” En el Hospital faltan enfermeros, clínicos, personal de limpieza, muchos pediatras, camas, según el Secretario. “Esto pasa porque subió la desocupación y hay mucha gente que se quedó sin obra social. Es un problema que el Estado debe resolver rápidamente”. Con respecto al Hospital Único, Arévalo señaló que es “un verso que vienen prometiendo y la gente se sigue muriendo. Son promesas que viene haciendo la Gobernadora María Eugenia Vidal desde el inicio de su gestión.”

Hospital de Solano

Lxs médicos y trabajadorxs del Hospital Municipal “Eduardo Oller” de San Francisco Solano, apoyados por la Asociación de Trabajadores del Estado (ATE), este año emprendieron un fuerte reclamo ante la falta de insumos básicos y topes que la Dirección ponía en las horas extra, necesarias para dar abasto ante la falta de personal.

Frente a esto, César Vilchez Rey, delegado de ATE en el Hospital, señaló que “la situación un poco mejoró sobre todo en cuanto a los insumos después de toda la movida que hicimos.” En cuanto a las horas extra aseguró que “ya no nos ponen tope”.

Sin embargo, el problema que persiste es el de la inseguridad. Esto se hizo visible el domingo 13 de agosto cuando familiares de un paciente destrozaron la guardia, agredieron a médicos y enfermeros, tras la muerte de un familiar. “Tenemos grabes problemas de seguridad”, asegura César. En este sentido el pasado 22 de agosto presentaron a la Dirección del Hospital una nota pidiendo que tomen medidas sobre el asunto, entre ellas: refuerzo de personal policial de la Provincia de Buenos Aires para complementar a la policía local; presencia permanente de efectivos en las puertas y en la sala de espera; entre otras. “Quedamos a la espera de una respuesta que brinde tranquilidad a lxs compañerxs que hoy vienen a trabajar con miedo a raíz de lo sucedido el 13 de agosto y de otros hechos de violencia, que sin llegar a ser tan graves como estos últimos, hacen que las condiciones de trabajos no sean las ideales”, cerraron en el petitorio los delegados de ATE Quilmes.

Para los trabajadores del Hospital “Oller” el mal humor de pacientes y el malestar de lxs mismos trabajadores provienen del servicio insuficiente que se está brindando. “Recibimos insultos de los pacientes, patean las puertas por las demoras y demás”, señala el delegado de ATE Quilmes. La solución, según médicos y trabajadores, es la ampliación del Hospital. “Necesitamos un Hospital de agudos”, asegura César. “Un edificio más grande, con guardia de traumatología, terapia intensiva, entre otros”. Esta necesidad fue planteada a la Dirección en repetidas oportunidades. “Al principio de esta gestión municipal nos hablaban de la construcción de un nuevo hospital en la zona de Avenida La Plata, pero ahora nos dicen que no hay presupuesto”.  Por otra parte el problema de la precarización laboral persiste: el 30 de septiembre se terminan los contratos de 200 trabajadores.

Salitas municipales

En abril, el concejal de Juntos Por Quilmes, Ángel García, presentó en el Concejo Deliberante un informe sobre las Unidades Sanitarias del distrito (más conocidas como salitas), en base a un relevamiento realizado. Señalaron falta de médicos, pediatras, enfermeros, insumos y personal administrativo. “Encontramos muchos lugares donde se realizaban especialidades que dejaron de funcionar, tal es el caso de ginecología o médicos clínicos. Lamentablemente desde el gobierno no nos contestaron ni han realizado modificaciones ante las peticiones presentadas”, señaló García.

“Acá hay una responsabilidad concreta que es del secretario de salud, Miguel Maiztegui, ya que desde las acciones se pone de manifiesto que los programas promocionados pertenecen a aportes nacionales y en cuanto a los quilmeños, el servicio de salud pública vemos un claro deterioro”, expresó el concejal. Además expresó que “el gobierno mantiene un déficit en materia de salud y eso se nota mucho más en los sectores periféricos de la ciudad, que no solo tiene que ver con la atención profesional sino también con la infraestructura del sistema de salud. Por ejemplo, hace unos meses anunciaron reparaciones en diez salitas de atención primaria y si salimos a recorrer, vamos a ver que no existen tales reparaciones”.

Perpetuo Socorro

Miembros de la Cooperativa Nuevo Sanatorio “Perpetuo Socorro”, geriátrico ubicado en Quilmes Oeste, señalaron que 44 abuelos podrían quedar sin hogar debido al incumplimiento de pago de servicio por parte del PAMI. El problema del cobro por el servicio de hogar de ancianos sufre atrasos en los pagos desde que asumió la nueva gestión de gobierno. Por tal motivo, la cooperativa cuenta con fondos para sostener el servicio hasta el 31 de agosto. “Nosotros no le facturamos a PAMI desde mayo de éste año, ya que nos mandaron una carta documento desafectándonos como prestadores del instituto”, cuenta Elsa Basualdo, trabajadora de la institución hace 28 años. “PAMI desconoce que somos prestadores pero sin embargo, a los 44 abuelos que están en el hogar les seguimos brindando servicios y desde el PAMI no se hacen cargo de ellos. Te diría que no les importan los abuelos”, manifiesta Elsa.