RECALCULANDO: EL BAJO VÍAS DE BERNAL

0

El Plan de Obras Quilmes 2017 consta de veinte obras, algunas de ellas iniciaron en 2016. Entre ellas, se destacan las reconstrucciones de las principales arterias del distrito: Avenida Mitre, Camino General Belgrano, Iriarte, Otamendi, Mosconi y Calchaquí. También sumaron once corredores viales de este a oeste.

Según lo detallado durante la presentación, el Plan abarca también la finalización de los bajo vías de Don Bosco, Ezpeleta y Bernal (el interminable). La obra, que había sido iniciada por la gestión de Francisco «Barba» Gutiérrez en 2014, sigue en ejecución. En esta oportunidad no detallaron una fecha específica para su inauguración, porque desde julio de 2016, cuando retornaron con las obras en el marco de un convenio con el Ministerio del Interior y Transporte de la Nación, fueron varias las promesas de fechas incumplidas.

Para la paciencia de los vecinos y comerciantes de Bernal, no es tema menor. Desde hace más de 40 años que esperan que haya un túnel que una Bernal Este con Bernal Oeste por debajo de las vías del Ferrocarril Roca en la calle Espora-Avellaneda. En 2014, luego de haberlo anunciado seis veces, la gestión del ex intendente Francisco «Barba» Gutiérrez inició los trabajos para concretar el discutido cruce, desoyendo los reclamos de orden técnico y ambientalista por parte de los vecinos. Dicho y hecho: ante la falta de estudios previos a la obra, se encontraron con sorpresas bajo tierra como caños de luz, gas, agua, cloacas y hasta un río subterráneo. El costo de la obra fue de $79.571.307,66, y anunciaron su inauguración para diciembre de 2015, algo que no sucedió. Fuentes cercanas al actual intendente Martiniano Molina aseguraron a CPB Noticias que, al asumir, se encontraron con que la gestión del «Barba» facturó cuatro veces esta obra.

Por ahora, a Molina le fallaron sólo los cálculos de los tiempos de obra. En un principio se anunció para fines de 2016, luego se estiró para mediados de enero de 2017, y en febrero calcularon que para marzo estaría inaugurado.

78%

El Secretario de Obras Públicas de Quilmes, Carlos Ortíz, señaló en diálogo con CPB Noticias que el atraso se debió a «los 16 días de lluvia que tuvo el mes de febrero», pero que «serán inauguradas este año». «Las obras vienen a full, están en un 78%. No queremos dar fecha porque somos esclavos de lo que dijimos.» Además detalló que «hay aproximadamente 60 personas trabajando» y que «todas las licitaciones tienen plazo para ser terminadas este año».

Personal de la empresa constructora a cargo del bajo vías, en diálogo con CPB Noticias, detalló que son «los primeros en querer terminar la obra» pero que las condiciones físicas «extienden los plazos que puedan llegar a plantearse». A eso hay que sumarle las cuestiones que atañen a otros actores, como el caso de AySA, que posee un caño que obstruye la construcción. Además consideran que están trabajando a un «nivel óptimo de la capacidad instalada» y que más obreros no modificarían el avance de la obra, por una cuestión de espacio físico.

VECINOS DE BERNAL

Consultando a diferentes vecinos y comerciantes de la zona, hay una porción de ellos que el Municipio ponga más gente a trabajar. Otros, dicen estar cansados de escuchar fechas de conclusión de la obra.

La mayoría de los vecinos coinciden en que hace unos meses comenzó a andar la obra pero están descreídos de los anuncios de inauguración: «Ya estoy cansado que me digan que se termina en 2, 3 o 6 meses», expresó un comerciante de la zona.

Otro comerciante con ánimos de resignación, manifestó estar colmado de hartazgo: «Hace 4 años y tres meses que empezó esto. Nosotros sabíamos que iba a pasar todo esto. Ese no era el lugar para construirlo porque las vías están bajas y pasan caños maestros de varios servicios. Con la plata que se gastaron ahí, podrían haber hecho 4».

EL CÓMO

Otra cuestión inquietante es el cómo. ¿Cómo quedará el bajo vías cuando esté finalizado? ¿La calle Uriburu será doble mano? ¿Cómo será el tránsito de los colectivos? ¿Dónde y cómo estarán las paradas? ¿Por dónde transitarán las decenas de estudiantes que entran y salen del Chaparral? ¿la plaza será reconstruída? Cuestiones que, si la gestión de Molina aún no lo consideró, sería bueno que vayan tomando nota.

“Estamos acá porque nos importa la gente y creemos que las cosas se cambian trabajando. Se cambian haciendo, no hablando”, dijo Molina, citando a María Eugenia Vidal, durante el cierre del encuentro de presentación del Plan de Obras para el 2017. Quizás sea la frase que el Intendente deba retomar durante el cierre del año con la veintena de obras inauguradas en una mano, y la transparente rendición de presupuesto en la otra. Con tanta agua bajo el puente (o las vías), los quilmeños lo merecemos.