¿Qué, cuándo, dónde?

0

En el último año de gobierno, Mauricio Macri y su equipo, afrontaron un nuevo paro nacional convocado por el Frente Sindical para el Modelo Nacional junto a las dos CTA y organizaciones sociales. De la CGT, un sector de los transportistas de UTA (Unión Transportista Automotor) adhirió al paro del 30 de abril. Sin embargo, la Confederación General del Trabajo no adhirió. El Frente Sindical y las CTA son las organizaciones de trabajadores que definieron enfrentar al gobierno, ya que no coinciden con las políticas económicas que se aplicaron durante la era macrista. La pregunta que puede hacerse la comunidad es porqué la CGT, siendo el órgano máximo de representación de movimiento obrero, considera que no hay razones para convocar a un paro nacional.

Raúl «Ronco» Méndez y Martiniano Molina

Al momento de leer estas líneas, el 30A y el 1º de mayo ya serán pasado pero eso no es impedimento para observar cómo juegan a “la política” quienes fueron elegidos para defender los derechos de sus representados. En estos tres años, el poder adquisitivo de trabajadores y trabajadoras cedió ante la devaluación de la moneda nacional frente al dólar en un 350%. ¿Por qué no convoca al paro la CGT? ¿La situación económica habilita al pueblo trabajador a mostrarle al gobierno que así la “cosa” no va? ¿En qué piensan los gremiales para tomar esas decisiones? CPB dialogó con dirigentes de Quilmes para conocer su postura en el último 1º de mayo de Macri como presidente, aunque puede ser reelecto en octubre. En ese sentido, en el marco de un año electoral, la actuación y las definiciones que tomen los dirigentes gremiales resultan cruciales frente a las medidas económicas que el gobierno debe tomar, en un escenario cada vez más expuesto a los movimientos financieros del mercado de capitales.

Para Adrian Pérez (Tesorero de la UOM Regional Quilmes, Berazategui y Florencio Varela y dirigente nacional del Frente Sindical de Unidad Ciudadana) “fue un 1º de mayo triste para los trabajadores porque son tres años de pérdida de poder adquisitivo, de derechos y de miedo a perder el trabajo y ver cómo muchos compañeros perdieron el laburo”. El dirigente metalúrgico afirma que ahora “se vive lo mismo que pasó en el ´68 con la CGT de los argentinos y la CGT conciliadora”, en referencia a la actitud pasiva de la CGT actual. “Pasaron sin pena ni gloria en ésta etapa la actual CGT”, cree Pérez.

Adrian Pérez

En relación al año electoral que se vive, las previsiones se tornan inevitables porque llegó la hora de definir qué modelo de país queremos construir. En ese sentido, la dirigencia gremial debe ser clara para intentar confundir lo menos posible a los de su clase. Recordemos a Moyano junto a Macri en campaña en 2015 y hoy, el camionero al frente del reclamo. Adrian Pérez es frontal si tiene que tomar postura política: “Creo que no hay metalúrgico que no sea gradecido a Néstor y Cristina por los años de prosperidad, algunos mas otros menos, pero todos podían poner su ladrillo, mandaban su pibe a la escuela, otro se compro un auto, algunos pudieron irse de vacaciones y así conquista tras conquista. De eso no nos olvidamos y en su momento fue Perón, en 2003 fue Néstor y ahora tenemos a Cristina, por eso hay que volver a creer y tener sueños porque sabemos que se puede”.

En lo que respecta a los trabajadores municipales, el veterano dirigente Raúl “Ronco” Méndez, del Sindicato de Trabajadores Municipales de Quilmes (STMQ) adhieren al paro porque pertenecen a la Confederación de Sindicatos de Trabajadores Municipales de la República Argentina. En ese sentido, el “Ronco” expresó “la gente trabajadora la está pasando mal debido a la crisis que hay en el país”. Para el gremialista de los municipales quilmeños la crisis le explotó a éste gobierno pero viene de años anteriores. “No saben controlarla”, expresó Méndez. En referencia  a la cúpula de la CGT, el “Ronco” cree que “tienen que tomar medidas porque hay que mostrarle al gobierno que (los trabajadores) no estamos ni a gusto, ni conformes”.

Por otra parte, Ricardo Terrizano, secretario general del SOEM (Sindicato de Obreros y Empleados Municipales) enfrentado a Méndez, cree que la CGT “tendría que haberlo hecho antes (el paro) porque es uno de los poderes más grandes que tenemos y la situación en Quilmes y en el país es tremenda”. El SOEM no tiene representación en la mesa paritaria, pese a que fue aprobada una ordenanza en el Concejo Deliberante en 2018. “Donde gobierna Cambiemos hay problemas con los trabajadores. Acá (en Quilmes)  estamos mal por un montón de cosas, entre ellas el sueldo, que pasó a ser el de un jubilado. Y encima, la forma en que trabajan, sin medidas de seguridad, sin botas, sin pilotos, cuando sabemos que hay 300 compañeros que hacen la recolección pero hay mil que no sabemos qué hacen”, dijo Terrizano.

Ricardo Terrizano

También dejó en claro sus diferencias con el “Ronco” Méndez al referirse a los “manejos” con el intendente Martiniano Molina. “Las horas extras son para los amigos del secretario del gremio (STMQ) o para los amigos del intendente”, expresó. “Acá tenemos denuncias de los compañeros que de 60 horas extras que les pasan, les sacan 30. La gestión es de terror y el gremio del “Ronco” es parte del ejecutivo. Son socios en los negocios”, concluyó el gremialista del SOEM.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here