Promesas incumplidas: 65 mil empleos perdidos en dos años

0

«No somos sordos, queremos una solución integral» dijo el titular del gremio de Dragado y Balizamiento, Juan Carlos Schmid durante la concentración convocada por la CGT, las CTA y movimientos sociales el 22 de agosto en Plaza de Mayo.  El triunviro anunció la convocatoria del Comité Central Confederal de la CGT para el próximo 25 de septiembre “para iniciar un plan de lucha que incluya un paro nacional”. Sin embargo, este lunes en los titulares de los principales medios hegemónicos se leía el enfriamiento de la posibilidad del paro. Desde el Ministerio de Trabajo dejaron entrever un acercamiento a algunos representantes de la CGT para «generar confianza» y evitar el paro.

Mientras tanto, en el «mundo real» de lxs trabajadorxs, la realidad se presenta complicada. El consumo masivo en supermercados sigue cayendo. Un factor determinante que explica esta realidad del consumo es la inestabilidad laboralespecialmente en sectores industriales. El empleo fabril es el segundo más importante del ranking de actividades de la producción y los servicios. Alcanza a 1 millón 218 mil personas de manera formal, según datos del Indec para 2016. Solo lo supera la contratación del comercio mayorista, minorista y las reparaciones, con 1 millón 234 mil personas.

Los que siguen cayendo contra el año pasado son los rubros alimenticio (-0,1 por ciento), tabaco (-4,5), textil (-12,9), papel y cartón (-2,8), edición e impresión (-3,6), refinación de petróleo (-1,9) y sustancias y productos químicos (-1,4). Los que pasaron a terreno positivo son productos de caucho y plástico (1,0 por ciento), minerales no metálicos para la construcción (2,7), metálicas básicas (3,4), automotriz (5,8) y metalmecánica (6,8).

Esa evolución de la producción se tradujo en la destrucción de 2800 puestos de trabajo fabriles en junio con relación a mayo, según informó el Ministerio de Trabajo en base a los aportes al sistema previsional (SIPA-Anses). La pérdida respecto de junio del año pasado todavía asciende a 33 mil empleos, mientras que en comparación con igual mes de 2015 escala a 65 mil. Uno de los rubros más golpeados es el textil. Fuentes del sector advierten que así como el Gobierno está postergando aumentos de tarifas para después de las elecciones, la Secretaría de Comercio tiene listas para firmar solicitudes de importación de prendas que liberará en forma acelerada pasados los comicios. Esto generaría el ingreso de bienes finales que reemplazarán artículos de confección nacional, en un marco donde la demanda no repunta.

Horacio Castagnini, presidente de la UIQ

Horacio Castagnini, Presidente Unión Industrial de Quilmes, hizo hincapié en que “la inflación no va rumbo al 17 por ciento planificado sino hacia un 23 por ciento. Esos números perjudican a las pymes porque no pueden trasladar los precios de los insumos a los productos.” Además agregó que el otro problema “es el aumento de tarifas. Se prevé que vendrá un nuevo aumento de gas y energía, así que el esquema del costo de la producción va a estar afectado”. Al igual que otros gremios, Castagini ve “un parate en la industria, porque después de veintiún meses decaída de consumo y de actividad, parece ser que julio se detuvo y eso es positivo. El gobierno en la construcción inyecto dinero para darle impulso y eso dinamiza otros sectores”.

Supermercados

Veintiún meses después del inicio del gobierno de Mauricio Macri el consumo masivo en los supermercados sigue cayendo. Los números de agosto no modificaron la tendencia sino que le agregaron presión a un sector en proceso de ajuste. En respuesta, las principales cadenas despliegan una estrategia defensiva en lo laboral, con aumento de los despidos, y agresiva en materia de promociones para tratar de retener clientes. En el último año los supermercados dejaron en la calle a 2202 trabajadores, desde los 96.612 registrados en junio de 2016 a los 94.410 en igual mes de 2017, según los datos del Indec para el total nacional. Si la comparación se traza con 2015, la pérdida es mayor, de 4477 puestos, ya que en aquel año las empresas contrataban a 98.887 trabajadores.

Carreffour decidió achicar los planteles de sus locales express a un máximo de cinco empleados  –entre uno y tres menos que lo habitual – si la facturación no repunta o directamente cerrarlos si se encuentran muy por debajo de las metas presupuestadas para el año, como ocurrió la pasada semana con uno de ellos en Mar del Plata.

Pero el problema no es de una cadena sino del sector en su conjunto, y más aún, de una persistente insuficiencia de demanda para la mayoría de los rubros que atienden a los sectores populares. El Sindicato de Empleados de Comercio paralizó el domingo 3 la sucursal de Wallmart ubicada en el shopping Dot por seis nuevos despidos y persecución sindical.

Alimentos

Otro de los rubros más golpeados. Esta vez les tocó a los trabajadores de la fábrica de caramelos Lipo ubicada en Lanús, que ya venía despidiendo trabajadores a cuentagotas y en los últimos días despidió sin causa a cuatro trabajadores con entre 5 y 10 años de antigüedad en sus puestos de trabajo.

El golpe más duro –y de mayor conocimiento público- por la cantidad de trabajadores que se quedaron sin trabajo en los últimos meses en las fábricas de alimentación, fue el cierre de la planta de PepsiCo ubicada en Vicente López.

Textil

La industria textil cayó un 12,9 por ciento respecto al 2016. El Secretario General del Sub Consejo Regional del Sindicato de Empleados Textiles de la Industria y Afines (SETIA), Hugo Dessimoiz, señaló a CPB Noticias “Hoy hay un 50 por ciento de la industria que está parada. Entra mucha ropa terminada importada, el precio de la ropa no bajó y eso vacía las fábricas. Entonces la ganancia es para los importadores. Las pymes y la industria en particular están pasando un momento crítico”.

Empresas como Filotec, Alter o Alpargatas, ubicadas en Florencio Varela, se sostienen con el REPRO (Programa de  Recuperación Productiva), un subsidio creado en 2002 para que las empresas en situación de crisis puedan recuperarse. “En 2016 este subsidio estuvo congelado, mientras que nuestra actividad se venía a pique, había despidos por goteo. Ahora con el REPRO liberados hace cinco meses, que no permiten despedir ni suspender, estamos en una meseta. No quiero creer que es con un fin electoralista”, señaló el gremialista.

 

La industria textil, en todas sus etapas de producción (Corte y confección, hilanderías, tejedurías y tintorerías) significa el 20 por ciento de la fuerza de trabajo de cualquier empresa, según SETIA. “Hacen falta medidas que mejoren la situación. Por ejemplo, en Alpargatas cerraron toda la línea de calzado y ochenta trabajadores quedaron en la calle. Es  mucha gente entre todos los sindicatos que integramos el SETIA, en todas sus líneas de trabajo”.

Peajes

Ante el anuncio del gobierno nacional de un plan para eliminar la mitad de las cabinas de peajes del país, el Sindicato Único de Trabajadores de Peajes y Afines (SUTPA) se declaró en “estado de alerta y movilización”. Luego de diversas gestiones con el Ministerio de Transporte de la Nación y Vialidad Nacional el SUTPA “formará parte de la negociación para discutir un proyecto que atenta contra la fuente laboral de 2500 familias”, señaló el gremio en un comunicado.

El proyecto gubernamental, difundido por distintos medios de comunicación hace dos semanas, plantea que de las 50 cabinas de peajes existentes en las rutas nacionales queden entre 24 y 26 mientras se llevan a cabo distintas obras de refacción.

Autopartistas

La autopartista Plascar, empresa fabricante de autopartes para Fiat y Renault, cerró la semana pasada su fábrica de Córdoba. Tras una crisis de tres años, que la mantenía en concurso de acreedores, el cierre de la planta dejó sin trabajo a 243 personas. Por el momento, el panorama no es alentador: hasta peligra el cobro de las indemnizaciones de los despedidos.La empresa tiene además otra planta en Tortuguitas, provincia de Buenos Aires, que sufrió varios despidos en los últimos años.

Metalúrgicas

«Hay muchas empresas atadas con alambre que están suspendiendo trabajadores», asegura a CPB Noticias, el Secretario de Prensa de la Unión Obrera Metalúrgica (UOM) de Quilmes, Ariel Pardey. Según los datos de la UOM, la flexibilización se empezó a sentir en las fábricas. Una de ellas es la empresa SECYN S.A., de 150 trabajadores, ubicada en el oeste del distrito que, según el Secretario, «suspenden a sus trabajadores dos días por semana».

Por otra parte, en Eitar, fabricante de accesorios para artefactos de gas ubicada en Bernal, también vienen adoptando esta modalidad de suspensión dos días por semana. «Lo hacen para frenar los despidos. O arreglan eso o despiden gente», explicó Pardey.

Brucsa, otra empresa  quilmeña, decidió que sus trabajadores hagan horarios rotativos. «Esto siempre pasa en época de crisis. La flexibilización se da porque la gente acepta los pagos diferidos por miedo a ser despedidos. Hay empresarios que lo hacen porque realmente están en problemas y hay empresarios que se abusan de la situación y obligan a sus trabajadores a hacer horas extra», señala Pardey.

Municipalidad

«En Quilmes no hay bajas en gran escala, y las que hay las solucionamos pidiéndole al Intendente que si son trabajadores que cumplen, no se los toque”, señaló a CPB Noticias Raúl “Ronco” Méndez, Secretario General del Sindicato de Trabajadores Municipales de Quilmes. “Los despidos que se produjeron fueron por contratados y jornalizados. De los trabajadores municipales que integran el sindicato no tocaron a nadie”, expresó Méndez refiriéndose a los cerca de 1000 despedidos que el gremio de ATE afirma contabilizar al inicio de la gestión de Cambiemos. “El ejecutivo te esconde lo que entra y lo que sale. Nosotros lo controlamos pero no resulta efectivo porque nadie te va a dar los números correctos. No le conviene al ejecutivo dar los números correctos», señaló el Secretario.

Para Jorge Kalogiannidis, Secretario de Desarrollo Económico del Municipio de Quilmes, “La situación laboral esta difícil” e indicó que la Municipalidad “está implementando testeos en algunos rubros. Son siete u ocho empresas que tomamos como referencia entre textil, metalúrgica, plásticos, envases y cartones para ver el crecimiento puntual. Y en estos semestres hemos notado un repunte, quizás no el que deseábamos.” Además, indicó que están “viendo nuevas herramientas vinculadas a préstamos del Banco Nación y programas para emprendedores. Con esto creemos que vamos a acompañar a las pymes a que puedan sostener la situación que venían aguantando estos 7 u 8 meses, que fue bastante dura”.

 “Winter is coming”

La batería de aumentos autorizados por el Gobierno para este mes  –prepagas y colegios privados – y especialmente para después de las elecciones de octubre  –luz, gas y combustibles, más el 50 por ciento de las facturas de gas del período invernal desdobladas en cuatro cuotas – conspirarán contra un repunte del consumo en la última parte del año.

Un poco más adelante llegará el incremento en los boletos de trenes y colectivos, según dejaron entrever funcionarios del Ministerio de Transporte, quienes reconocieron el impacto negativo que tendría ahora esa medida para las necesidades electorales del oficialismo. Este verano, en Argentina, se acerca el invierno.