P.y.M.D.E.: Pequeña mediana y débil empresa

0

“El Gobierno diría que nosotros tenemos una mirada opositora”, dice Castagnini, “pero es todo lo contrario. Nosotros queremos que al Gobierno le vaya bien y si acierta con el modelo de desarrollo productivo que la Argentina necesita, bienvenido sea porque crecemos todos. Pero tenemos que advertirle que en estas condiciones las cosas  no van y nosotros nos manejamos con números oficiales y los números dicen que no van bien”, indicó. “Vamos a terminar el año con 25% de inflación. Nadie invierte con una inflación alta”, aseguró con preocupación el Presidente de la Unión Industrial de Quilmes, Horacio Castagnini en diálogo con CPB Noticias.


Mientras que el Gobierno nacional confía en que los “brotes verdes” de la industria  se ven a través de la construcción, el agro y la energía, el nivel de actividad de las pymes industriales registró una caída del 1,8% en términos interanuales con una fuerte asimetría entre los distintos sectores productivos.

El último informe de la Fundación Observatorio Pyme muestra que en la comparación con estacionalidad la actividad se derrumbó un 7,2% en el primer trimestre de 2017 con relación a los últimos tres meses del año pasado. Aunque señala que la suba intertrimestral de las unidades vendidas es del 1,1% poniendo fin a la racha negativa de las pymes industriales, por el momento no se puede hablar de una tendencia consolidada.

En términos interanuales, el sector de Autopartes registró un avance del 25,3%, seguido por Aparatos eléctricos, electrónicos e instrumentos de precisión 14,6%; Metales comunes y productos de metal 13%; Vidrio, cerámica y minerales no metálicos 6,9% y Maquinaria y equipo 5,9%. En tanto que fueron siete los sectores que sufrieron retrocesos por debajo del 1,8% de caída promedio que registraron las pymes industriales. En ese sentido, continúan con un muy mal presente las empresas del complejo de las pymes que son intensivas en mano de obra: Textiles, confecciones y calzado (-13%); y Muebles/madera (-29,1%). Tampoco logran despegar Sustancias y productos químicos (-1,8%); Alimentos y Bebidas que retrocedió (-1,9%); Papel y edición (-6%) y Productos de caucho y plástico (-14,8%).

En el caso de la ocupación, apenas dos sectores generaron empleo. Aparatos eléctricos, electrónicos e instrumentos de precisión (3%) y Sustancias y productos químicos (1,4%). En tanto que Papel, edición e impresión (-7%) y Muebles (-6,8%), fueron los de peor desempeño.

MERCADOS

En lo que hace al destino de las ventas, hay que considerar que 8 de cada 10 pymes industriales no exporta, por lo cual el principal mercado es el interno. En ese sentido, para el 52% de las empresas cayeron las ventas al mercado interno, para el 23% se mantuvieron estables y apenas el 25% registró un aumento durante el primer trimestre de 2017 con respecto al último de 2016. En tanto que para la mitad de empresas exportadoras las ventas al exterior no experimentaron variaciones, durante el mismo período.

CUESTIÓN DE TAMAÑO

Otro aspecto a analizar es el comportamiento según el tamaño de las empresas. En tiempos de retracción económica las más grandes tienen más fortaleza para hacer frente a las dificultades, aunque las micro y pequeñas suelen ser más versátiles.

El Índice de Producción Industrial Pyme (IPIP) medido por CAME arrojó una baja de 3,4% anual en el primer cuatrimestre de 2017. En su último informe, la Confederación Argentina de la Mediana Empresa (CAME) indicó que la producción de las pymes industriales cayó 3,8% en abril frente a igual mes del año pasado, mientras la baja fue de 1,2% en la medición frente a marzo. En ese sentido, el presidente de la entidad, Fabián Tarrío, evaluó que «la crisis en Brasil no ayuda y el mercado interno, que sigue apagado, tampoco».

«Como dato positivo, sólo 16% de las industrias espera que la producción siga cayendo en los próximos meses y el 49% tiene planeado realizar nuevas inversiones o está evaluando la posibilidad», destacó. De ese modo, subrayó que «la industria pyme sigue con muchas dificultades para iniciar el proceso de recuperación». ¿Quién dice?

DESIGUALDAD ENTRE EL CAMPO Y LA CIUDAD

«De todos modos, el comportamiento de esta producción es muy dispar ya que los sectores vinculados con el agro pampeano crecen», indicó.

Además, detalló que «creció la cantidad de industrias con planes de inversión para el año porque en marzo sólo el 18% tenían proyectos para invertir, en abril el 31%, y otro 18% lo está evaluando».

«El segundo dato, es que mejoraron las expectativas: el 40% de las empresas cree que la producción de su empresa aumentará en los próximos meses (29% en marzo), mientras otro 44% cree que se mantendrá estable (54% en marzo). En tanto, un 16% espera que  continúe en descenso (17% en marzo)», enfatizó el estudio.

Sin embargo, aclaró que «los costos de elaboración aumentaron 3,5% en el mes, mientras que los precios de venta de sus productos subieron sólo 0,3%, lo que deterioró la rentabilidad».

«Los rubros alimentos y minerales no metálicos fueron en los que más escalaron los costos mensuales», alertó la CAME.

Por sectores, las ramas que prosperaron en abril en la comparación anual fueron Material de Transporte, con 22,5%, y Alimentos y bebidas, con 6,5%.

En cambio, siguieron «en descenso muy fuerte» los segmentos de papel, cartón, edición e impresión con una baja de 12,3%; calzado y marroquinería con un desplome de 14,6%; minerales no metálicos con un descenso de 15,5%; productos de metal, maquinaria y equipo con una caída de 12,5%; y productos de caucho y plástico con una pérdida de 9,8%.

CASO TESTIGO

Quilmes es, históricamente, tierra industrial. “La capacidad instalada en Quilmes funciona en un 60 o 65 por ciento, es decir que hay un 35 por ciento de la producción que está parada”, señaló el Presidente de la Unión Industrial de Quilmes, Horacio Castaginini.

Los sectores más afectados en la ciudad fueron “los más sensibles, como la industria textil, calzado, marroquinería, autopartes y la línea blanca”, explicó Castagnini. “Hay empresas que tuvieron que suspender personal, otras tuvieron que despedir. Quilmes es una medida media de lo que pasa en la provincia y en el país”.

“Las Pymes venimos de una situación difícil donde hubo variables económicas negativas como por ejemplo, la inflación altísima, que fue del 45% el año pasado. Sumada a la baja del consumo, inexorablemente tiene consecuencias en la producción”, aseguró en diálogo con CPB Noticias el Presidente de la Unión Industrial de Quilmes (UIQ), Horacio Castagnini.

Para Castagnini, el receso en el sector industrial (-2,5 en 2016) generó el cierre de 4500 pymes, “es decir, 70.000 puestos de trabajo menos. Esa cifra hay que multiplicarla por tres, que son los trabajadores de la economía informal que dependen del consumo de los trabajadores formales. En total, son aproximadamente 300 mil desocupados.”

La política sobre servicios como luz, gas y agua también impactaron de manera negativa, especialmente en las industrias donde uno de esos servicios es un insumo central. “Eso hizo que los incrementos se trasladen al costo de producción, sumado a la presión tributaria que también es alta, generaron una asfixia en las Pymes. Además, el año pasado hubo muy poca línea crediticia y las tasas eran muy altas”, explicó el Presidente de la UIQ.

Otro de los factores que afectan el desarrollo de las Pymes, según Castagnini, es “la industria del juicio, ya que veníamos de un sistema donde pagábamos el 1,5% de la producción de la masa salarial y terminamos pagando el 18% en algunos casos”.

MADE IN …

La importación de productos del exterior también impactó negativamente en la producción de las pymes. “No se puede competir con industrias de países donde hay trabajo esclavizado, donde la presión tributaria es casi nula, como por ejemplo en los países asiáticos. Otro caso es Brasil, que es un socio directo y la recesión que tuvo en 2016 dejó una cantidad de producción estoqueada que en algún lado tenían que vender y lamentablemente la colocaron en Argentina a un precio que no se puede competir”, explicó Castagnini.

No se abrió una importación indiscriminada, pero en los rubros en los que sucedió, como por ejemplo el textil, se han importado productos terminados de Bangladesh, Taiwán y Vietnam a precios imposibles de competir para los productores nacionales. “Eso es importación indiscriminada. Hay importación de automóviles terminados de Brasil, hay importación de la Line Blanca (heladeras, lavarropas, cocinas) que afectan negativamente en la industria porque el consumo va direccionado hacia el menor precio  cuando la economía de un hogar se achica. Entonces, el producto importado se puede vender al 65% del costo de un producto argentino”.

 

Notas relacionadas:

Comerciantes de Quilmes oeste: “se achicó el margen de ganancia”