Negocios son negocios

0

La figura del secretario general del Sindicato de Trabajadores Municipales de Quilmes, Raúl “Ronco” Méndez, esta apuntado como socio del intendente Martiniano Molina. Por lo menos, así lo entienden desde la oposición y también los gremios que se enfrentan a la gestión. Méndez esta de los dos lados del mostrador: cobra como asesor de gobierno y como representante de los trabajadores. A Molina le cierra el negocio y sostiene que es amigo del “Ronco”, según indicaron desde los gremios. Mientras, los trabajadores reciben un aumento miserable en una economía que no pone freno a la inflación.

 

El cuestionado gremialista Raúl “Ronco” Méndez y secretario general del Sindicato de Trabadores Municipales de Quilmes (STMQ) tiene un acuerdo político con el intendente Martiniano Molina. Por lo menos así lo afirman gremialistas que cuestionan su actitud frente a la defensa de los derechos de les trabajadores y desde el Honorable Concejo Deliberante también coinciden en que existe un pacto entre el gremialista y el intendente. Esto surge después de una serie de  pedidos de informes que realizaron les ediles en la última sesión ordinaria el pasado 11 de septiembre.

Por un lado, el supuesto acuerdo que denuncian tiene que ver con la entrega de subsidios por parte del ejecutivo municipal de 150 mil pesos mensuales para destinarlos a la guardería y el jardín municipal. También afirman que miembros de la comisión interna del sindicato tienen nombramientos en el gobierno de Martiniano Molina donde llegan a cobrar salarios de 50 mil pesos, mientras que un trabajador municipal recibe un haber que no llega a los 9 mil pesos. Y el otro punto que abordaron los entrevistados es el reparto de horas extras a discreción que el área de Servicios Públicos, a cargo de Sergio Chomyszyn, reparte entre los delegados del sindicato del “Ronco”.

Pedidos que pasaron por el HCD

El 11 de septiembre sesionó el concejo deliberante y hubo dos pedidos vinculados a la gestión municipal y su relación con el principal sindicato de trabajadores municipales. Uno de ellos fue presentado por el presidente del bloque de Unidad Ciudadana y está relacionado con un  subsidio mensual de 150 mil pesos que el gobierno le otorga al sindicato para el mantenimiento de la guardería y el jardín. El pedido fue aprobado pero sin embargo, desde la oposición creen  que no tendrán respuestas.

“Realizamos el pedido luego que el intendente Martiniano Molina no reconociera la resolución de la Federación de Sindicatos Municipales de la Pcia. de Bs. As., que en Quilmes está integrado por el Sindicato de Obreros y Empleados Municipales (SOEM). Ellos hace dos años insisten para que se le reconozca el código de descuento pero el intendente prefiere reafirmar su alianza política y económica que tiene con Raúl Méndez”, expresó Ángel García (UC).

Ángel García – Unidad Ciudadana

Por otra parte, les trabajadores municipales tienen otros dos gremios donde pueden estar organizados que son ATE y UPCN. Con la decisión del intendente, les afiliados del SOEM no pueden aportar a su gremio. “Queremos saber qué destino tienen los fondos que el gobierno le otorga al sindicato, porque la excusa es que van a la guardería “Pequitas”, y que por otra parte debe ser utilizada por todos los trabajadores municipales pero sin embargo, sólo pueden utilizarla los afiliados del sindicato”, explicó el concejal  García. Además, dice que el jardín en el turno tarde funciona como una institución privada porque cobran arancel y que está inscripto en la DIPREGEP (Dirección de Educación de Gestión Privada) de la que recibe subvenciones. También afirma que parte del personal que trabaja en el jardín cobra como trabajador municipal.

Artículo 15 del estatuto gremial

En dicha inscripción se prohíbe al sindicato recibir subsidio de la patronal (gobierno). Al respecto, García cree que “el articulo tiene la intención de mantener la independencia de los gobiernos de turno pero evidentemente para el gobierno y para el sindicato, ese artículo no tiene vigencia”. El último pago fue en agosto (Orden de pago 8034).

Molina y el veto al SOEM

En la última sesión ordinaria se trató el rechazo al veto de la ordenanza que habilitaba el código de descuento del SOEM pero el pedido de rechazo no fue acompañado, aún cuando semanas atrás, el mismo cuerpo deliberante había aprobado la ordenanza. “Molina restringe a los trabajadores el derecho a elegir libremente que sindicato lo represente”, indicó la concejala Gabriela Fernández, del GEN.

Respecto al fundamento que el gobierno utilizó para vetar la ordenanza del código de descuento, Fernández explicó que “se apoyan en una supuesta personería jurídica que el SOEM no tiene pero que es mentira. El SOEM tiene reconocimiento del Ministerio de Trabajo y no existe nada legal que se lo impida. Es el acuerdo de Molina y el “Ronco” quienes no quieren que haya otro sindicato”.

Ricardo Terrizano – Secretario general SOEM

 

Negocios son negocios

Otro de los pedidos que quedó sin respuestas es el reparto de horas extras dentro del área del GIRSU (Gestión Integral de Residuos Sólidos Urbanos) dependiente de la Secretaría de Servicios Públicos a cargo de Sergio Chomyszyn. La concejal Fernández realizó en febrero un pedido de informes sobre la distribución de horas extras pero no tuvo respuestas, aun cuando fuera aprobado por el cuerpo deliberante. “Es evidente que hay un acuerdo entre el “Ronco” y Chomyszyn porque siempre hay gente vinculada al sindicato que acompaña a todos lados a Chomyszyn”, afirmó Fernández.

Otro de los que cree que son los negocios los que sostienen la relación entre el ejecutivo el sindicato que aglutina a la mayoría de trabajadores es Ricardo Terrizano, secretario general del SOEM. “Molina le dijo al secretario adjunto de la Federación de Sindicatos de Trabajadores Municipales de la Pcia. de Bs. As. que él era amigo del “Ronco”  y que por eso había vetado la ordenanza”.

Al respecto, Terrizano indicó que en enero de 2016 presentaron el pedido para los descuentos y que siempre fue desestimado por el intendente. Por otra parte, el SOEM tiene 2300 afiliados y atiende a más de 8000 personas en la mutual de la calle Brandsen, en el centro de la ciudad. También denunció que presentarán una notificación en el tribunal de cuentas de la provincia. “Además de los subsidios de 150 mil por mes, el sindicato de Méndez recibió 12 millones para la guardería y eso está prohibido por estatuto. Eso debería ingresar por la mutual pero Molina prefiere dárselo al “Ronco”.

También denunció que miembros de la comisión interna del STMQ, tienen nombramientos como directores y subdirectores, junto al mismo Raúl Méndez quien es asesor del intendente Molina. “Hablan de la asociación ilícita de Cristina pero en realidad es lo que hacen ellos”, afirmó Terrizano. “Hay delegados que cobran 20 mil de sueldo y 50 mil de horas extras y nunca hay horas extras para los trabajadores que ganan 10 mil”, en referencia al reparto de las horas extras.

Privatización inconclusa

En enero pasado la ciudad se cubrió de basura y el sistema de recolección colapsó. Luego de unos meses, entre atentados a trabajadores y acuerdos espurios que son vox populi en toda la gestión, el servicio se encaminó. Tanto desde el HCD como los gremios de ATE y SOEM creen que el motivo del abandono del área responde a una posible privatización del servicio. El rumor  llegó al HCD y hasta circuló un proyecto de recolección mixta (mitad privado- mitad estatal). Sin embargo, eso no prospero. Terrizano entiende que “fue porque la situación económica no es la mejor y el negocio  no les cerró”.

Paritarias para quién

El STMQ cerró la paritaria en un 15% más un 5% correspondiente al 2017 y la inflación estipulada por las consultoras esta cerca del 40% anual. Desde el gremio oficialista llamaron a un paro el 27 de julio para pedir la reapertura paritaria pero fue levantado a las 7 de la mañana. Hasta ahora no hay indicios que el STMQ pida abrir la paritaria y recomponer un poco el salario de los trabajadores.

Desde ATE, el secretario general Claudio Arévalo, expresó que “nosotros pedimos una recomposición salarial del 25% (sobre el 15% ya acordado) más un bono de $ 5000”. Respecto al aumento logrado por el STMQ indicó que “con la inflación que hay es imposible que un trabajador pueda vivir con 9000 pesos”. Arévalo rechazó el acuerdo salarial y expresó que “en Quilmes hay dirigentes y funcionarios gremiales ricos y trabajadores pobres”.

Sobre el silencio de los trabajadores ante la falta de reclamos que debería realizar el STMQ, Terrizano entiende que “hay gente que tiene miedo. No nos olvidemos que acá hubo aprietes, amenazas con armas y golpizas para más de uno”. Sobre el aumento salarial, Terrizano envió una nota solicitando un aumento del 31% inmediato pero nunca tuvieron respuestas.

Amigos son los amigos

La gestión de Martiniano Molina asumió el gobierno con las banderas de la transparencia y el dialogo pero después de más de dos años, los hechos aparecen a la luz y se conocen los acuerdos que carecen de transparencia y la indiferencia hacia gremios opositores, como también hacia la oposición política, es la bandera que sostiene una gestión que apela al clientelismo para funcionar y al ocultamiento de la información para garantizar gobernabilidad. En todo esto, la “amistad” se convirtió en bandera necesaria para la paz (de unos pocos).

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here