LOS NÚMEROS DE VIDAL

0

A poco más de dos semanas para abandonar el poder, la Gobernadora María Eugenia Vidal deja los números de la Provincia de Buenos Aires en rojo. Al igual que el Presidente Macri, los indicadores bonaerenses son negativos en materia social, económica y laboral. CPB Noticias te lo cuenta en detalle.

Por Sergio González

La administración macrista de María Eugenia Vidal finaliza sus cuatro años en la Provincia de Buenos Aires con pésimos guarismos. No creó nuevos puestos genuinos de trabajo, no amplió de forma significativa la red cloacal, no bajó la pobreza, no mejoró la infraestructura escolar, no utilizó los fondos de los organismos internacionales en obras de relevancia, no redujo el conflicto con los docentes y la salud pública se encuentra bajo ruinas. Además, endeudó la provincia como nunca antes se hizo y solo por el efecto de la estrategia del marketing se ocupó del delito, el combate con las mafias y la construcción de rutas, cuestión que tampoco hizo como dice haber hecho en sus últimos spots publicitarios.

La Provincia de Buenos Aires tuvo de los resultados más altos en nivel de endeudamiento sobre la recaudación. Así se desprende de un informe elaborado por el Centro de Economía Política Argentina (CEPA).En 2004, la deuda provincial ascendía a 29.184 millones de pesos, la recaudación sumaba 7212 millones de pesos y la coparticipación, 6011 millones. Es decir, el endeudamiento en la provincia representaba 2,20 veces la recaudación. En 2015, la deuda provincial sumaba 121.494 millones y la recaudación, 196.347 millones, incluidos recursos propios y de coparticipación. Esto significa que el endeudamiento pasó a representar 0,62 veces la recaudación anual.

En 2019, la estimación de deuda ascendería a 708.028 millones de pesos, la recaudación a 342.045 millones y la coparticipación a 343.339 millones. Entre 2016 y 2019, en sólo cuatro años, el incremento de deuda fue de 542%, con un PIB comportándose de forma recesiva: tres años de caída; 2016, 2018 y 2019.

El endeudamiento implicó un crecimiento en las necesidades del presupuesto para el próximo gobierno provincial del orden de los 110.000 millones de pesos. Este monto es equivalente a aproximadamente cuatro veces el presupuesto para obra pública provincial en 2019. La próxima gestión tendrá como desafío el pago de intereses estimados en 2600 millones de dólares, en enero de 2020 enfrentará vencimientos por 580 millones de dólares (el 45% corresponde al FGS-ANSES).

Por otro lado, se encuentran las cuentas bonaerenses. Un informe de la consultora Analogías muestra que estos números apuntan a que la recaudación provincial disminuyó 15% en términos reales en los primeros siete meses del año 2019. Con el consumo en caída, Ingresos Brutos retrocedió 12,6% interanual. Los recursos por el Inmobiliario descendió 16,2% y el Impuesto de Sellos fue el de peor desempeño, con un derrumbe de 26,9%.

Asimismo, el Banco Provincia perdió protagonismo como respaldo productivo, para dedicarse a actividades financieras especulativas: aumentó las tenencias de títulos (Lebac/Leliq emitidas por el Banco Central), que pasaron de representar el 4,7% del activo en 2015 al 22,4% en junio de 2019. Como contrapartida, bajó la participación del Bapro en el crédito al sector privado: del 62,2% del activo en 2017 a 39,9% en junio de 2019. Esta caída equivale a 110.000 millones de pesos menos en préstamos a la producción.

Como resultado del freno en el crédito, entre el último trimestre de 2017 y el primero de 2019, el Bapro perdió participación en el financiamiento otorgado a nivel país a todos los sectores de actividad: producción primaria (-5,6% del total), industria manufacturera (-4,2%) y electricidad, gas y agua (-11,1%).

En el ítem obra pública se destinó más de 1200 millones de dólares por los Organismos Internacionales, en su mayoría dedicados a Infraestructura. La Provincia de Buenos Aires ha ejecutado poco y nada de los proyectos previstos. En 2018 destinó la misma cantidad de dinero para obra pública que en 2017, pese a que los costos de la construcción aumentaron 32% promedio. La caída en términos reales fue de 23% en ese año y en el siguiente período se estima una nueva caída del 7%.

En materia laboral, el empleo formal en relación de dependencia del sector privado de la Provincia sufrió una caída de casi 50 mil puestos de trabajos entre noviembre de 2015 y abril de 2019. El conurbano bonaerense padece uno de los índices de desocupación más altos junto con la región pampeana, superando los dos dígitos con un 12.3% en marzo de 2019. El segmento más afectado por el incremento en el desempleo son las mujeres de 14 a 29 años, entre las que el nivel de desocupación escaló de 21,5 a 23,4% en doce meses.

La verdadera pesada herencia en la Provincia de Buenos Aires comienza el 10 de diciembre de 2019 y lo tendrá al Gobernador electo, Axel Kicillof, surfeando las primeras olas rumbo al puerto del desendeudamiento y la industrialización.