Los días de Macri

0

Se termina el gobierno de Cambiemos y los días de Macri serán una muestra de los efectos que la política neoliberal produce en la calidad de vida de las sociedades. El informe presentado por el Observatorio de Políticas Públicas de la UNDAV muestra los números que dejaron estos cuatro años de gobierno. De 32 indicadores sólo 1 registra una variable positiva, el resto es todo negativo. Desde la caída del ingreso per cápita hasta el crecimiento de la deuda dan cuenta de una gestión que no cumplió ninguna promesa de campaña.

Por Gustavo Aráoz.

La economía es la ciencia que dedica sus investigaciones al comportamiento de las variables vinculadas a la productividad y la supervivencia, podríamos decir. Esto significa que la cantidad de habitantes de un territorio determinado es una variable central a la hora de realizar un estudio. Luego se pueden cruzar datos vinculados a la capacidad de producir bienes y servicios que un territorio determinado puede producir, donde habita una población determinada también. Ambas variables definen lo que la ciencia económica estudia en líneas generales.

En este sentido, el Observatorio de Políticas Publicas de la Universidad Nacional de Avellaneda publicó un informe que da cuenta de los retrocesos en materia económica, en función de las variables que acabamos de mencionar: territorio, población y capacidad de producción de bienes y servicios para la supervivencia. Es la política económica que un gobierno define lo que determina las reglas del juego por las que se moverán las variables del sistema productivo. El estudio revela que de 32 indicadores sólo 1 tiene una performance positiva, el resto evidencia una pérdida económica para la población en general y para la nación, en particular.

Dentro de los indicadores vinculados a la economía nacional mencionaremos cuatro puntos fundamentales que determinan las condiciones generales de un sistema productivo a escala nacional: Producto Bruto Interno, Deuda externa, valor del dólar e inversiones. Estas cuatro variables están íntimamente vinculadas y su desarrollo tiene su impacto directo en la calidad de vida de las sociedades. De ellas depende la posibilidad de creación o no de puestos de trabajo. A excepción de algunos casos particulares, el crecimiento del PBI está vinculado a la creación de puestos de trabajo. En ese sentido, de 2016 a 2019 el PBI de Argentina decreció – 25,6% respecto al período 2012-2015.

A su vez, la deuda externa creció en dólares 163,5% en el periodo mencionado. Por otra parte, el informe indica que “el irresponsable proceso de endeudamiento que no redundó en un aumento correspondiente de la capacidad productiva del país significará una pesada carga para el próximo gobierno que implicará la necesidad de re-negociar con los acreedores para evitar el peso de los vencimientos de capital e intereses que tendrá la misma sobre el presupuesto público”.

El precio del dólar “se precipitó un 523% al pasar el tipo de cambio de $ 9,3 por dólar a $ 60”, indica el informe. Por otra parte, la tan mentada “lluvia de inversiones” terminó siendo un falso nubarrón que nunca pasó ni cerca. El estudió detectó que la caída en inversiones en dólares significó un -23,6% menos respecto al -4,3% registrado en el periodo 2012-2015.

Esto es lo de bolsillo

En el primer tramo de la nota hablamos sobre cuatro variables centrales que definen el ritmo de la economía. Si bien es cierto que no son las únicas, podemos afirmar que la relación que estas cuatro tengan entre sí, definirán el destino del bolsillo del trabajador y la trabajadora. En ese sentido, el informe presenta datos que así lo demuestran. Por ejemplo, el ingreso per cápita cayó -8,8% a precios constantes, mientras que trasladado a dólares la pérdida es del -28,6%.

A su vez, el desempleo alcanzó el 10,6% equivalente a 194.235 puestos de trabajo menos, dentro del sistema registrado. A eso, se deben sumar los empleos indirectos que el mercado informal contiene en el margen de consumo de los empleos registrados perdidos. En ese sentido, agrega el informe que “los puestos de trabajo del sector privado protegidos por la ley de contrato de trabajo habían tenido un crecimiento del 2,7% en el periodo que va desde diciembre de 2011 hasta noviembre del 2015 lo que redundaba en la creación de unos 167.300 puestos de trabajo formales en el sector privado. No obstante, el brutal desplome económico de 2016-2019 implicó que la pérdida de puestos de trabajo alcanzase los 194.200 puestos de trabajo”.

La jubilación mínima cayó un -19,3% mientras que en el periodo 2012-2015, el promedio era de 12,6% de crecimiento. Estas variables tienen impacto directo en el desarrollo del comercio minorista y el consumo en general. A esto refiere el informe donde indica que “Las ventas minoristas habían caído a una tasa promedio interanual del 2,3% según la CAME en el periodo 2012-2015. No obstante, lejos de repuntar, la crisis del sector minorista PyME se acelera y empieza a caer un 6,3% promedio interanual en el periodo 2016-2019. Es decir, la caída prácticamente se triplicó durante el actual mandato en la actividad comercial minorista”.