Fábrica de sueños postergados

0

Justo en el límite de los partidos de Quilmes, Lanús, Avellaneda y Lomas de Zamora, se levanta un paredón enorme que encierra las 70 hectáreas que conforman el Parque Industrial Tecnológico de Quilmes, el primero privado de zona sur, construido en 1998. Desde su construcción supo contener industrias de los rubros trasnporte, construcción, textil, metalúrgico, papel, plástico, laminadoras y autoparte.

Durante el menemismo, en el marco de la llegada de capitales y empresas extranjeras, las tierras que pertenecían al Ministerio de Defensa y que funcionaron como batallón, fueron vendidas a la Unión Industrial de Quilmes (UIQ), promocionadas como la última reserva del sur, para la construcción del Parque Industrial donde hoy funcionan alrededor de 60 empresas (y han llegado a funcionar más de 100). El enorme predio aún mantiene la reserva ecológica.

Los vecinos y las instituciones de Bernal oeste conviven desde entonces con el Parque. “Ese fue el edificio que, en la víspera de la Nochebuena de 1975, asaltó el Ejército Revolucionario del Pueblo (ERP)”, recuerda Mirta Rodríguez, presidenta de la Sociedad de Fomento Gaby I, una de las 25 instituciones que conforman la Coordinadora de Entidades de Bien Público de Bernal Oeste.

Vista de una de las lagunas de la reserva ecológica dentro del Parque Industrial Tecnológico de Quilmes

 

Desde hace más de tres décadas, el batallón convivió con dos enormes tosqueras con microclima, fauna y flora especiales. Las tosqueras ocupan unas 40 hectáreas con profundidades que van de entre los 4 a 15 metros. El lugar quedó convertido en dos espejos enormes de agua que atraía a la gente pero de aguas frías y suelo poco firme. Fue así que a lo largo de estos años hubo ahí alrededor de 50 ahogados. Por pedido de los vecinos y las instituciones del barrio, los industriales decidieron recuperar esa zona y en 1998 firmaron un convenio con la Municipalidad de Quilmes para crear un parque recreativo y deportivo. Sin embargo el proyecto nunca se concretó.

“Las negociaciones por parte de las entidades fueron muy fructíferas porque se consiguieron 4 hectáreas”, recuerda Ricardo Pavón, Titular de la Unión Vecinal “4 de Julio”, en diálogo con CPB. El problema surgió cuando luego de que la UIQ se comprometiera a ceder tierras y se firmara el convenio, “pusieron una cláusula determinando que se realizarían las obras una vez que estén en condiciones objetivas de escriturar. Fue un error involuntario haber aceptado eso”.

Ricardo Pavón y Mirta Rodríguez, representantes de dos de las instituciones barriales de Bernal oeste que reclaman que se concrete el proyecto

En diálogo con CPB, el actual presidente de la UIQ, Horacio Castagnini señaló que parte de las obras fueron iniciadas, en referencia a la construcción de la sala de primeros auxilios (UPA), la repavimentación de la calle Cabo Sessa y la plaza en el barrio IAPI. Pero reconoció que “quedaron cosas pendientes debido al contexto económico que no ayudaba”, en referencia a la crisis de 2001.

La tosquera es considerada por los vecinos como una reserva ecológica, ya que ahí hay cisnes de cuello negro (actualmente en extinción), patos, gaviotas y distintas especies de peces. La idea, en su momento, era conservar el lugar, mejorarlo y sembrar más peces. “Vamos a hacer un recorrido peatonal y distintas pasarelas para evitar los desmoronamientos que hoy se producen”, había prometido el titular de la UIQ en 1999 en diálogo con Clarín.

Este año, 19 años después de aprobada la ordenanza y firmado el convenio, las instituciones barriales y vecinos (nucleados en la Coordinadora de Entidades de Bien Público) remontaron el reclamo y fue replicado en el Concejo Deliberante a través del concejal oficialista Darío “Nunzio” En septiembre, el intendente Martiniano Molina, el secretario de Cultura y Educación Ariel Domene, y el secretario de Producción Jorge Kalogiannidis, tomaron el compromiso de llegar a un acuerdo, y citaron a la UIQ para concretar el traspaso dominial de las 4 hectáreas donde construir el parque recreativo.

Los vecinos expresaron a los funcionarios “la gran necesidad que tiene Bernal oeste de contar con un espacio de recreación comunitario, especialmente las escuelas que no tienen dónde mandar a sus chicos a hacer gimnasia”, contó a CPB Ricardo Pavón, Titular de la Unión Vecinal “4 de Julio”. A su vez señaló que se encuentran esperando respuesta por parte de lxs funcionarios para coordinar una reunión tripartita para definir detalles finales de la disposición de las partes que contienen al proyecto.

En diálogo con CPB, Kalogiannidis señaló que se está esperando #que la UIQ cancele una deuda que tiene con ARBA para poder escriturar y que comience la construcción. Hoy hay una necesidad imperiosa de que haya un polideportivo para que lxs alumnxs de las cinco escuelas linderas al Parque puedan tener su parque deportivo y que sábados y domingos también funcione.” Una vez que la UIQ figure como propietario comenzarán las obras. “Van a ir máquinas para alisar y aplanar el terreno. Eso espera que esté terminado para marzo. Luego se definirá como estará dispuesto el diseño del proyecto. El bosquejo que se haga tendrá que cumplir con lo que la ordenanza planteó”, aseguró el Secretario de Producción de la Municipalidad.

El Presidente de la UIQ aseguró a CPB que la construcción fue delegada “en los desarrolladores, que son dos co-propietarios del parque.” Además dijo que en “un acuerdo interno” se definió que “el financiamiento está a cargo de ellos” y que “los trabajos ya comenzaron con la colocación de los cercos perimetrales y tenemos maquinaria que trabaja sobre el suelo.” A su vez aseveró que “la UIQ va a cumplir con los compromisos” asumidos con las entidades del barrio.

EL PROYECTO

Entre los fundamentos de la ordenanza que determinó la zonificación del predio, la adquisición de las tierras por parte de la UIQ y el resarcimiento a la comunidad se encuentran el “daño ambiental causado por las explotaciones mineras de tercera categoría consistente en la extracción de tosca, que dejaron como saldo la degradación del suelo y la conformación de grandes cavas”.

–        El convenio obliga a la UIQ a realizar el Parque Privado de uso público y gratuito.

–        Define las características del mismo, entre las que se destacan la construcción de un complejo polideportivo con playones polifuncionales, un circuito de atletismo, pista olímpica, vestuarios, entre otros.

–        La construcción de un edificio con destino de Unidad Sanitaria de alta complejidad y construcción de una Escuela Fábrica.

–        Las dos cavas y sus espejos de agua serán destinados al desarrollo de actividades náuticas y afines.

–        Se construirán juegos infantiles, juegos educativos y un observatorio espacial. Además se realizará un espacio a modo de plaza, estaciones de salud.

–        La creación de un anfiteatro.

 

Castagnini adelantó también que “el espacio estará abierto al público porque es un parque recreativo y polideportivo para la comunidad. Estará organizado con el municipio porque eso necesita de mantenimiento”. A su vez, dijo, “conversamos con el municipio para  colaborar  en alguna actividad en conjunto que realicemos, y si es necesario, destinar tierras para que el municipio pueda tener un espacio, que creemos necesita”.

Por último aseguró que “a principios del segundo semestre del año que viene se podrá utilizar una gran parte del parque”.

Por su parte, los vecinos que están detrás del reclamo tienen esperanzas. “Esperamos que se hagan las cosas, mantener un diálogo y que comience esto con lo que el Intendente se comprometió. Estamos esperando para definir las obras pero en conjunto, no que nos vengan a imponer una obra”.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here