Argentino de Quilmes: 120 años del club más argentino de todos

0

Por Ezequiel P. Castro. Licenciado en Historia (UNQ). Miembro de la Agrupación Celeste y Blanca (Argentino de Quilmes)

Cualquier aniversario es una oportunidad para ver donde se está parado, lo que implica revisar el pasado, entender el presente y proyectar el porvenir. Es urgente entonces preguntarnos por el lugar que ocupa Argentino de Quilmes en nuestra comunidad.

“Los Mates” nacieron un 1° de diciembre de 1899. Nacieron como gesto de rebeldía. En esos tiempos el fútbol era un deporte de privilegio, que solo los ingleses se reservaban el derecho de jugar. El QAC (un club netamente inglés, en aquella época) negaba la posibilidad de jugar a los argentinos. Fue entonces -ante la exclusión sufrida- que un grupo de jóvenes argentinos decidieron organizarse y fundar un club. Para demostrar el carácter criollo (en clara oposición a los británicos) lo llamaron Argentino de Quilmes.

La argentinidad iba a ser una constante en su historia: fue el primer club fundado por criollos en el país, es la primera camiseta celeste y blanca del país incluso antes que la selección nacional (que en primera instancia lo hacía con una camiseta roja en honor a Inglaterra). Es más, el apodo característico de Argentino de Quilmes, “El Mate”, es una muestra que denota ‘lo nacional’: cuentan los viejos más viejos que durante las primeras décadas del siglo XX los hinchas de QAC tomaban té con masitas en el entretiempo (daba justo en la hora del té), Argentino de Quilmes implantó el matecocido con bizcochitos de grasa, marcando su estilo nacional y popular. Pero esos gestos no se agotaron allí: los dirigentes de “Argentino” fueron pioneros en la castellanización de nuestro fútbol.

Argentino de Quilmes tuvo muestras de carácter en su historia: se dio el gusto, en 1938, de ganarle dos finales a su clásico rival y subir a primera división, dejando a QAC en la B. Sin embargo transitó casi toda su historia en las categorías de ascenso obteniendo algunos campeonatos y ascensos: 1945, 1976, 1989, 1993, 2013 y 2019.

A pesar de ser una institución centenaria, hace años que “el Mate” esta venido abajo. De ser una institución modelo, hoy se sostiene a la deriva: problemas económicos, irregularidades institucionales, falta de capacidad en el planeamiento estratégico, hacen que hoy –uno de los clubes más importantes de la ciudad y con potencial para más- no sea ni la sombra de lo que fue.

De la mano de la lucha inagotable de sus hinchas y socios, Argentino de Quilmes debe ser mejor de lo que es. No solo para la felicidad de quienes llevan tatuada la celeste y blanca en el alma, sino también para la comunidad quilmeña.

Una ciudad tan grande como Quilmes, se merece dos equipos grandes, jugando en la máxima categoría. Argentino de Quilmes y QAC son el clásico más antiguo del fútbol argentino. La ciudad de Quilmes es la cuna del fútbol nacional: tiene a QAC como decano del fútbol y a “Los Mates” como decano criollo. Es hora de que los quilmeños conozcamos, valoremos e impulsemos planeamientos para que, el Mate (y también el cervecero) estén en lo más alto. No es tarea fácil. Seguramente, además de llevar a cabo buenas gestiones (lo que implica sanear la institucionalidad, acomodar la economía y hacer acuerdos entre los socios en ambos clubes) se necesitan gobiernos que impulsen un desarrollo deportivo con la participación activa de las instituciones. La grandeza de nuestros clubes debe ser un eje que la Politica debe instalar y promover.