A la salud le faltan vacunas

0

El informe publicado por la Fundación Soberanía Sanitaria registra faltantes en las vacunas del Calendario Nacional de Vacunación. La situación fue denunciada en 2017 pero el panorama no mejoró y las faltantes afectan al crecimiento de los chicos y chicas que necesitan de la prevención. Un ajuste que afecta a los más vulnerables.

El derecho a la salud se encuentra establecido en la Declaración Universal de los Derechos Humanos, por ende, aquel Estado que adhiera a dicha declaración, debe arbitrar los mecanismos correspondientes para garantizar la totalidad de compromisos referidos al cumplimiento de los derechos. En ese sentido, es el Estado quien define el sistema de salud para dar cobertura al conjunto de la población. Ya sea pública y/o privada, es desde la política que se define cómo se administran los recursos humanos y económicos para construir un sistema de salud que pueda asistir la demanda de la sociedad.

En Argentina tenemos un sistema mixto, donde clínicas privadas confluyen con el sistema público de salud. A partir de la cooperación con las organizaciones libres del pueblo, confluyen las obras sociales junto a las centrales gremiales que dan cobertura a sus afiliados. Por otra parte existe una importante cantidad de personas que requieren del sistema público de salud. Es decir, allí, donde la empresa ni el sindicato, ni los costos elevados de las cuotas de la medicina privada no alcanzan, es el Estado quien debe garantizar el derecho al acceso a la salud.

Desde la Fundación Soberanía Sanitaria realizaron un informe donde detectaron que disminuyeron las vacunas del Calendario Nacional de Vacunación (CNV) y que de las 20 vacunas que lo componían en diciembre de 2015, en la provincia de Buenos Aires se registró el 100% de la cobertura en sólo tres casos de las dosis requeridas: la vacuna contra la difteria y el tétanos (doble bacteriana), la vacuna contra la difteria, tos convulsa y tétanos (triple bacteriana) y la vacuna pediátrica contra gripe. De las 17 restantes siempre hubo faltantes.

El informe expresa que “hace dos años se vienen denunciando faltantes en distintas jurisdicciones, tanto en el sector público como en el privado”.También denunciaron que no tienen acceso a información oficial.  Por otra parte, es la Dirección de Control de Enfermedades Inmunoprevenibles la encargada de las compras de las vacunas y la cobertura del 95% de la demanda es su responsabilidad. Sin embargo, desde la Secretaría ed Salud  (ex Ministerio) se excusan con que no entregaron a tiempo las empresas fabricantes.

El  Dr. Tedros Adhanom Ghebreyesus, es Director General de la OMS (Organización Mundial de la Salud) y en diciembre de 2017 expresó que “el goce del grado máximo de salud que se pueda lograr es uno de los derechos fundamentales de todo ser humano sin distinción de raza, religión, ideología política o condición económica o social” y agregó que “el derecho a la salud para todas las personas significa que todo el mundo debe tener acceso a los servicios de salud que necesita, cuando y donde los necesite, sin tener que hacer frente a dificultades financieras”.

Por otra parte, el informe publicado en Soberanía Sanitaria reflexiona sobre los resultados alcanzados en la ampliación del CNV desarrollado de 2003 a 2015 y afirma que “el impacto del plan de vacunación es categórico y definitivo. Tras la incorporación de la vacuna contra la hepatitis A en 2005, en 2008 se dejaron de hacer trasplantes de hígado por dicha enfermedad. Esta política pública permitió además evitar más de 12.800 internaciones por año a causa de neumonía bacteriana en niños menores de 5 años y tras la incorporación de la vacuna de neumococo al calendario en 2012 suman más de 89.600 las internaciones evitadas. En cuanto a la mortalidad de lactantes menores a un año por tos convulsa, durante 2015 se ha logrado disminuir en un 92% producto de la incorporación de la vacuna triple bacteriana acelular para embarazadas al calendario en el año 2011”.

El Dr. Jonatan Konfino, entiende que “la degradación del Ministerio de Salud en Secretaría no es solo simbólico sino que eso se traduce en la reducción de los presupuestos en los programas de salud”. A su vez, en lo concreto significa que millones de personas que necesitan del sistema de salud se quedan sin las prestaciones que la Nación, ya sea por intermedio de las Provincias o los Municipios, brindan a la población. “En Alte. Brown, el municipio intervino para cubrir el faltante que la población que necesitaba pero en Quilmes no hicieron ningún esfuerzo en cubrir esa demanda”, expresó Konfino, quien es investigador y docente de UNAJ.

En el informe destacan que cinco municipios fueron relevados y en todos encontraron faltantes del CNV: La Matanza, Avellaneda, José C. Paz, Mercedes. El quinto municipio relevado prefirió resguardar su identidad. Por otra parte, ya en abril de 2018 los Jefes de Programas provinciales de Inmunizaciones de 23 jurisdicciones del país firmaron una declaración dirigida a los Ministros de Salud de todas las provincias en la que exponían una “profunda preocupación” por el desabastecimiento de vacunas recordando a su vez que el “responsable de asegurar la provisión de insumos, tanto biológicos como descartables” es el Ministerio de Salud de la Nación.

El informe detalla que “que durante todo el 2017 no contaron con las dosis planificadas para cumplir con la vacunación antimeningocócica (Menveo®) de los niños de 3 y 5 meses y de los adolescentes de 11 años, así como tampoco vacunas triple viral, triple bacteriana, hepatitis B, vacuna contra HPV, vacuna contra rotavirus, vacuna antirrábica y Sabín, entre otras, además de que se ha discontinuado la entrega de agujas y jeringas durante el año 2017.»

Una trabajadora del sistema de salud local, quien pidió reservar su identidad explicó a CPB que “el problemas es que, por ejemplo, la “menveo” es obligatoria y los chicos vienen buscándola de todos lados, porque al haber faltantes hay muchos del grupo de los 11 años que no la recibieron”. La situación se torna compleja porque deben priorizar a los de 3, 5 y 15 años y deben enfrentarse a situaciones violentas. También tienen faltantes de insumos, jeringas, y otros elementos. La Dirección de Control de Enfermedades Inmunoprevenibles confirma la falta de vacunas y justifican la misma en “problemas financieros, circuitos de compra complejos, provisión limitada y dificultades en los trámites de aduana, entre otros”.  

Desde el lado humano, trabajadores y trabajadoras del sistema de salud hacen todo lo posible pero no pueden hacer nada ante la falta de respuestas económicas del Estado, de quien depende la decisión de sostener al sistema público de salud. El informe es crudo y da cuentas de la importancia que la política del gobierno nacional y provincial hacen por garantizar el derecho a la salud. También el municipio tiene su parte y en Quilmes se hace mucho con cemento pero poco por la salud de las personas y los sectores más vulnerables.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here