Macri destruyó más de 86 mil puestos de trabajo en la Provincia de Buenos Aires

0

La problemática del empleo ha resurgido en Argentina, producto de los cambios en la matriz macroeconómica que se realizaron desde fines de 2015, de acuerdo a un informe de la UNDAV.

En cuanto a la evolución del empleo privado formal por provincia las caídas han azotado en mayor medida a algunas provincias que no se corresponden con ser las más ricas del país, lo que demuestra que la crisis ha afectado, en forma asimétrica, a las provincias más necesitadas.

Por caso, la principal provincia afectada ha sido Tierra del Fuego, que perdió el 24,1% de los puestos de trabajo del sector privado formal en el último año y medio, unos 10.379 empleos, seguida por San Luis, donde se destruyó más del 16% de la masa laboral, equivalente a casi 10.000 empleos. Sigue en tercera posición Formosa, con un retroceso del 15,9%, lo cual representa una destrucción de 4.611 posiciones.

En variaciones absolutas las Provincias que más perdieron fueron la Provincia de Buenos Aires, donde se destruyeron más de 86.000 posiciones, la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, con un volumen de 57.000 puestos en cuatro años, Córdoba con algo más de 14.000 puestos y Santa Fe, con más de 12.000 posiciones destruida.

En el sector asalariado formal privado teniendo en cuenta noviembre de 2019 ya se acumula una destrucción de casi 156.000 puestos de trabajo.

El sector que más puestos perdió fue el de la actividad manufacturera. Unos 170 mil puestos de trabajo se perdieron desde 2015. Del total, casi 60.000 mil se destruyeron en el último año, en lo que fue la peor parte de la crisis post Fondo Monetario.

El resto de los sectores, con la única excepción de actividades inmobiliarias, empresariales y de alquiler, han tenido una evolución desfavorable en el último año. Así, han dilapidado la creación de empleo conseguida en muchos años, y en algunos casos los niveles actuales son equivalentes a los del año 2016.

En el sector asalariado formal privado, en noviembre de 2019 ya se acumula una destrucción de casi 156.000 puestos de trabajo.

A su vez los ocupados necesitan mayor cantidad de horas de trabajo para poder alcanzar niveles de ingreso suficientes. El desempleo afecta de manera más aguda a las mujeres y a los jóvenes