“Antes era un puente resbaladizo de madera y muchas veces se lo llevaba la lluvia”

0

Durante el 2020 comenzó a concretarse una demanda vecinal que llevaba décadas de promesas hasta ese entonces. Se proyectó una idea para que formara parte del Plan de 22 puentes, llevado adelante por el área de Desarrollo Urbano y Obra Pública, a cargo de la titular Cecilia Soler del municipio. Los y las vecinas de las inmediaciones del lugar confesaron que se obtuvo “un puente alto y seguro” que logró conectar el barrio Dreymar con La Matera.

Haciendo memoria: Este puente era sinónimo de fotodenuncias en redes sociales debido al cruce peligroso y habitual de las y los lugareños. En muchas ocasiones con la lluvia se dificultaba aún más la tarea de transitar de un lado al otro, eso nos explicó una vecina que constató en este último año el uso del puente La Matera.

La obra en la calle 821 y 892 comenzó un 17 de mayo de 2020 con un estudio previo del suelo, donde se removió la capa anterior con una retroexcavadora que dejó listo para el armado de bases y columnas de hormigón. Una vez firme, llegó el turno de dos perfiles metálicos doble T de 30, cada uno de 15 metros y así también la estructura metálica con la baranda. Y, finalmente, la colocación de las rampas de acceso y la iluminación con luces LED.

Para Susana Salazar, vecina del barrio 31 de Marzo (ex La Matera) en el que vivió toda su vida, la inauguración del puente llamado Vecino Lucio Caballero en el 2020 fue “un vuelco notorio para el tránsito peatonal y de seguridad con la iluminación”. Y continuó: “El puente es alto y seguro; ya que en la crecida del agua (por lluvias) antes se llevaba el puente de madera una y otra vez”.

Si bien el armado prefabricado que existía con anterioridad fue una acción bondadosa del vecino a quien debe su nombre. Hace más de 40 años Lucio construyó un paso con elementos precarios que resistían el paso de algunas personas, pero no del tiempo. Una y otra vez se cambiaba de madera, se colocaban palos para reforzar y se ataba con cuerdas y simular un soporte de algo que era inseguro de por sí.

Ante esta realidad Susana agregó que aquel puente “era pantanoso y resbaladizo, que los vecinos cruzaban para tomar el colectivo hacia el trabajo, familias que se trasladaban a la escuela o para ir a la feria de Solano.”