Fuego amigo: el desplazo de Cambiemos a la UCR en Quilmes

0

En Quilmes, el clima político dentro del Gobierno de Cambiemos está convulsionado. Martiniano Molina dejó afuera de la lista a los posibles candidatos que barajaban desde la UCR local y posteriormente se deshizo de los trabajadores municipales rasos afines a este partido.  Los «boina blanca» criticaron fuertemente el distanciamiento que tomó el Intendente de sus socios originales de Cambiemos, y advirtieron el acercamiento que está teniendo con dirigentes cercanos al ex intendente Francisco «Barba» Gutiérrez.

Ya sean para evitar internas en distritos donde gobierna la alianza oficialista, como para evitar las PASO en comunas donde tienen el rol opositor, la escoba llegó a Cambiemos y los heridos fueron dirigentes de la Unión Cívica Radical.

El primero en poner el grito en el cielo fue Ricardo Alfonsín. El diputado nacional reconoció que analiza suspender su afiliación al partido centenario. Al dirigente lo siguieron desde el Comité de Azul; y otros dos distritos de sumaron a las acusaciones por el bajo reparto y las listas bajadas a última hora.

Desde el Comité Radical de Azul, distrito de la séptima sección electoral, acusaron directamente a la gobernadora María Eugenia Vidal de llevar adelante la práctica “más antidemocrática desde el regreso de la democracia”. En ese marco, acusaron a la Provincia de proscribir la lista de precandidatos a concejales que promovía a Luciano Lafosse para competir contra el exintendente K y actual oficialista, Hernán Bertellys. “Sufrimos el atentado más violento de los últimos 35 años de democracia”, bramaron los radicales azuleños en conferencia de prensa.

El último fin de semana se conocieron las nuevas listas que fueron dadas de bajas y nuevamente dos fracciones boinas blancas quedaron al margen de la competencia y tendrán que verlo desde afuera. Una de ellas, es la nómina que en Bragado, encabezaba José Luís Rodríguez y que respondía al radicalismo disidente. A pesar de la diferencia, apostaban a ser parte de las PASO de Cambiemos con la tutela de Celina Sburlatti, pero no lgoraron llegar a las internas.

«Creíamos que disputar espacios en el Honorable Concejo Deliberante era democrático pero parece que no», sentenció en un comunicado parte de la UCR bragadense y denunciaron: «Creíamos que lo que todos buscábamos era lo mismo: un cambio. Sin embargo el cambio no llegó y no va a llegar volviendo a las viejas prácticas». En la misma sección, la Cuarta, se produjo la otra barrida que generó malestar entre la UCR y el PRO, quien es el principal apuntado como responsable por las proscripciones.

No caben dudas que la escoba electoral dejo varios heridos y nadie está exento de las acusaciones de los que se quedaron afuera. En Quilmes el clima político dentro del Palacio Municipal gobernado por Cambiemos de la mano de Martiniano Molina, está bastante convulsionado. A la denuncia firmada por la diputada nacional y líder de la Coalición Cívica, Elisa Carrió, solicitando a la Justicia que investigue presuntas irregularidades en las cuentas de la administración de Molina, se sumó el cierre de listas que dejó heridos en el armado que encabeza el Intendente.

La gestión ya venía complicada. Desde 2016 se expone un manejo por parte del Intendente y sus familiares más cercanos que es cada vez más criticado hasta por sus aliados. Luego del cierre de listas, Molina decidió hacer despidos masivos de radicales en el gabinete.

Tomás Molina, hermano de Martiniano, está ubicado en el ojo de esta tormenta. Funcionario del municipio, desde distintos sectores aseguran que toma las decisiones más sensibles de la administración municipal en su oficina ubicada en la Casa de la Cultura. Tal es así que hasta los últimos cambios en el gabinete fueron dispuestos por él.

Cabe destacar que Quilmes, junto a Lanús, es uno de los distritos de la Tercera Sección, donde Cambiemos pondrá especial énfasis en ganar las elecciones ya que es territorio peronista.

CARRIÓ VS. VIDAL

Si hay algo que Elisa «Lilita» Carrió sabe hacer es causar dolores de cabeza en propios y ajenos. Esta vez decidió profundizar la grieta dentro de Cambiemos formulando una denuncia judicial donde solicita que se revisen las cuentas municipales de 2016, ya que sospecha de diversos manejos irregulares, algo que ya se venía denunciando desde la oposición en el Concejo Deliberante.

Más allá de la veracidad de las irregularidades, la denuncia refleja el malestar que hay dentro de Cambiemos, coalición que gobierna a nivel nacional, provincial y local. El desarrollo de la denuncia dependerá de cuánto dure la enemistad entre Lilita y la gobernadora Vidal.

En la denuncia, presentada en los Tribunales quilmeños por la letrada Mónica Frade (patrocinante de Carrió en la Provincia) tomaron las declaraciones públicas de concejales de la oposición durante la sesión en la que se aprobó la Rendición de Cuentas del año pasado, y le piden a la Justicia que indague si tales denuncias públicas son ciertas o no. Entre las irregularidades se cuentan el pago de sumas millonarias a un proveedor, también al Sindicato Municipal de Quilmes para una guardería, contrataciones de inmuebles por sumas siderales, entre otras.

HERIDOS DE GRAVEDAD

Tras romper con la UCR con el cierre de la lista puramente «molinista», según se comenta en los pasillos de la Municipalidad, la situación comienza a perder el control. Los radicales están muy molestos debido a la candidatura de Guillermo Sánchez Sterli – ex jefe de Gabinete de Molina-, que está tercero en la lista de la Tercera Sección de Cambiemos, dejando al actual diputado radical quilmeño Fernando Pérez al quinto puesto.

«Esto se está asemejando a la vieja gestión de Fernando Geronés, se quieren quedar con todo», dijo una fuente opositora quilmeña, en referencia al accionar de los Molina.

Lo cierto es que la decisión tomada por Martiniano Molina de dejar afuera a más de 40 trabajadores rasos del municipio que militaban en la UCR tras el cierre de la lista, es una clara decisión de total desprendimiento del radicalismo local.

Los “boina blanca” fueron críticos por el distanciamiento que tomó Molina de sus socios originales de Cambiemos, y advieron por los acercamientos que el Intendente está teniendo con dirigentes que hasta hace poco tiempo atrás ocupaban las filas del ex intendente Francisco “Barba” Gutiérrez, actualmente aliado a Florencio Randazzo.

El pasado jueves 6, Pérez Griesa y el concejal y Presidente del Comité Radical quilmeño, Mariano Camaño, encabezaron un plenario en el comité local donde expusieron la  situación actual del partido  definida por Pérez como «alejamiento y divorsio político».  El enojo con el PRO en general y con la administración local en particular fueron el eje del discurso (se llegó a escuchar un Pérez furioso: «Martiniano me ch*pa un huevo»), donde señalaron que la UCR no integra la lista del distrito y de la gestión por decisión del Intendenta y que denunciarán cada despido de un militante radical por persecución política.

Camaño aseguró a CPB Noticias que el no tener ningún miembro de la UCR dentro de la lista «no quita que trabajemos como siempre porque el radicalismo institucionalmente y en forma orgánica pertenece a Cambiemos. Vamos a militar las listas a nivel municipal, provincial y nacional.»

Además aseguró que en Quilmes «particularmente fue una decisión del Intendente, la cual respetamos, pero obviamente no compartimos desde el radicalismo porque creemos que los acuerdos tienen que ser amplios, con la mayor cantidad de sectores posibles.»  En este sentido señaló que «así no lo entiende el Intendente y lo demostró en la lista de concejales. Lo mismo en el ejecutivo donde ya no tenemos ningún tipo de injerencia. Nuestra relación hoy está basada en una cuestión legislativa».

Ahora Molina y allegados, despojados de la UCR, deberán sortear y solucionar las dificultades que les deparen la gestión y la contienda electoral. El principal caballito de batalla para la campaña será el paquete de obras que se pusieron en marcha, y de las cuales los vecinos esperan al menos que se reordene la desprolijidad y falta de planificación con la que se llevan a cabo y se inaugure al menos una en lo que es ya su segundo año de gestión.