Economía quilmeña y COVID-19

0

Por Lic. Leonardo Cuenca – Lic. Mariano Paz – Lic. Juan Carbonaro

INTRODUCCIÓN

El presente informe tiene como finalidad dar a conocer ciertas particularidades del entramado productivo quilmeño y su relación con las políticas públicas, identificando problemáticas, desafíos y oportunidades que nos inviten a pensar en una pronta reactivación económica.

A fin de facilitar la lectura, nuestro problema de investigación se desarrollará en línea con los hechos relacionados al cambio de gobierno en 2019, irrupción de la pandemia y su abordaje por parte de los gobiernos.

CARACTERIZACIÓN DEL APARATO PRODUCTIVO QUILMEÑO

Respecto a las pymes, es importante destacar su heterogeneidad y abundancia relativa, en el distrito podemos encontrar más de 12.000 empresas pequeñas y medianas. Las mismas se encuentran distribuidas fundamentalmente en tres sectores: servicios, comercios e industrias, siendo los primeros dos sectores los que más empleos demandan ubicándose inclusive sobre la media provincial.

En lo que respecta a la distribución de las industrias, dentro del distrito encontramos que más del 85% se encuentra dispersa por el territorio y sólo el 15% restante se encuentran dentro de los dos parques industriales. Esto guarda relación con la falta de planificación territorial que tuvo el municipio históricamente para generar una política de Estado relacionada al ordenamiento industrial.

Se advierte que las personas jurídicas y físicas que emplean personas suman 4975 de las cuales un 63 % corresponde a empresas micro de los sectores de servicios y comercio con mayor ponderación. Este dato sirve para entender la estrategia aplicada desde los gobiernos para menguar los impactos de la pandemia en este tipo de empresas.

Durante los últimos años evidenciamos las dificultades que estos sectores tuvieron que atravesar como consecuencia de políticas neoliberales. Es importante destacar los efectos negativos que la implementación de desregulaciones sobre el tejido social y productivo generan y así poder, desde ese punto, construir consensos estables y propositivos para avanzar en planes, objetivos y estrategias que generen resultados en el corto, mediano y largo plazo.

Como ejemplo de las medidas que perjudicaron al sector productivo podemos mencionar la apertura indiscriminada de las importaciones que afectó fuertemente a los pequeños y medianos productores que a su vez veían como las tarifas, parte importante de los costos operativos que, dolarización de por medio, subían excesivamente como también lo hacía la tasa de interés.

Es decir que, a medida que la demanda disminuía por baja del poder adquisitivo del salario, los costos se incrementaron por la devaluación del peso conformando así una suerte de crisis perfecta para el aparato productivo quilmeño.

DIAGNOSTICAR PARA PROYECTAR

Caracterizar el aparato productivo (AP) quilmeño es responder la pregunta por el ¿cómo es ese AP?, ¿cuáles son sus principales sectores? ¿Cómo está distribuida la industria en el territorio? esas son las preguntas que se intentaron responder en el apartado anterior. Ahora nos proponemos responder otra pregunta, que es la siguiente: ¿Cuál es el estado de situación de ese aparato productivo? ¿Que se hizo desde el Estado en beneficio de ese sector?

En la respuesta de estas preguntas creemos que está la base del futuro que espera al distrito, entender la lógica que siguen las políticas públicas ayudará a brindar certidumbre sobre qué pasará luego y cuáles serán los conductores de una eventual mejora.

De esta forma, desde la Dirección de Industria y Comercio de IDEAL Quilmes se podrán analizar y repensar los desafíos que conducirán a Quilmes a un desarrollo económico territorial sostenido, inclusivo y estratégico.

A fin de realizar un análisis que pueda esquematizar las políticas públicas implementadas, se dividieron en tres grupos:

1) Contención

El primer grupo son aquellas políticas de contención que se implementaron para paliar o frenar el impacto económico negativo a nivel mundial por COVID-19. Una de las políticas públicas que se lleva a cabo es la “conformación del comité de reactivación económica” [1], una política cuya finalidad es tener contacto cotidiano con todos los sectores productivos del municipio y poder acompañarlos, en manera conjunta, a cada uno al acceso de los programas, en primera instancia para el sostenimiento de actividad y empleo, y en segunda instancia el acercamiento a programas de reactivación productiva. Otra política que resalta, es la de “Quilmes compra en casa” [2].

Como consecuencia del COVID y la necesidad de reactivar el sector comercial, se creó un portal de vínculo comercial con dos objetivos, por un lado, reactivar el sector comercial, y por otro lado fomentar el consumo facilitando la compra de productos a todos los quilmeños y quilmeñas. El programa consiste en publicar en la web del municipio un registro de comercios quilmeños con la posibilidad de contactar a los mismos mediante WhatsApp, y lo más importante es que la transacción se realiza sin cobrar comisiones.

En suma, las políticas de contención buscan mantener un diálogo constante con el sector productivo a fin de acompañar al empresariado local, también permiten anticipar problemáticas y contener con las herramientas propias y/o de instancias superiores de gobierno. Se busca territorializar la asistencia que tanto la Provincia como la Nación no pueden abarcar por el gran volumen de empresas que contienen, además legitima al municipio como el gobierno de cercanía.

En consonancia con lo mencionado es imprescindible destacar que si bien el objeto de análisis es el municipio de Quilmes, las acciones tomadas por otros ámbitos como el Gobierno de la Provincia de Buenos Aires y el Gobierno Nacional tienen directo impacto en la realidad de nuestro distrito.

Políticas concretas tendientes a sostener la actividad y brindar asistencia al sector industrial como el programa ATP, que en Quilmes alcanzó a 2.504 empresas y a 43.179 trabajadores y trabajadoras.

Podemos observar como la utilización de la capacidad instalada en Enero de 2021 superó a la del mismo periodo en 2020 cuando la economía se encontraba en crisis por las políticas neoliberales y aún no había sido golpeada por la pandemia.

2) Acercamiento

Una articulación que va desde lo público-privado, el municipio relacionándose con las pymes y las industrias en tema de políticas públicas a implementar y solucionar los problemas existentes en consonancia con los desafíos que la propia gestión desea ejecutar y con los que se presentan; y una articulación entre los sectores públicos al vincular las políticas que se utilizan en los diferentes niveles de gobierno para acercar y, así, implementar de forma eficaz en el distrito quilmeño. El “observatorio de políticas Pymes y de estado de situación” es una política pública con el objetivo de obtener reportes semestrales sobre la situación de las pymes. Es un convenio realizado con ENAC (Asociación de Empresarios Nacionales) con el fin de articular y detectar problemas e inconvenientes, y, además con un enfoque a la toma de decisiones para responder a tiempo y prevenir el agravamiento de distintas situaciones de manera vinculada. Otra de las políticas con enfoque de articulación, que sustenta la idea de la separación de los grupos, es la plataforma Quilmes Trabaja pensada para digitalizar los procesos de la oficina de empleo y evitar la acumulación de Curriculums en cajas que a la hora de seleccionar perfiles dificultan el trabajo y juegan con la esperanza de la población a obtener un trabajo y confían en ser tenidos en cuenta. Es fundamental tener una oficina de empleo ágil, que sepa responder las demandas de los ciudadanos y el sector privado de manera eficaz y eficiente.

Además se implementaron medidas orientas a empleadores como la Intermediación Laboral que busca vincular la oferta laboral con la demanda, el programa de inserción laboral busca subsidiar a través de una ayuda económica la incorporación de personal.

Por último, la política que también puede vincularse en el grupo de acercamiento, es el “Punto Pyme” [3]. Fue lanzado, en un principio, con la finalidad de resolver “cuestiones generales” a las empresas del distrito, pero sobre todo que las mismas tengan un único canal de atención, con interlocutores válidos y capacitados en articulaciones varias. Es un canal de atención centralizado en la orientación y acompañamiento a las empresas quilmeñas, como por ejemplo en vincularlas con programas nacionales, provinciales; en financiar los emprendimientos locales; en facilitarles créditos; y, por último, en brindarles mayor atención a los proveedores locales.

3) Desafíos

Las políticas públicas en este grupo hacen hincapié en aquellos desafíos que la sociedad viene postergando por la pandemia o históricamente. La gestión política es la encargada de demostrar sus facultades para solucionar problemas postergados y, también, en generar propuestas innovadoras que sepa aprovechar el territorio en su conjunto, la coyuntura y que el desarrollo económico territorial sea sostenible. La exportación es un tema muy importante dentro de la industria y del desarrollo territorial, por eso es fundamental poner como foco la política “Perfil exportador quilmeño” [4] que consiste en articular mecanismos con Cancillería y PBA Comex con la finalidad de acompañar de forma práctica y sin malgastar dinero a las Pymes locales a explorar posibilidades de exportación.

Otro desafío, no menos importante, es el “Punto Emprende” [5], que tiene como objetivo promover y gestionar los recursos disponibles para formalizar la actividad productiva del sector emprendedor artesanal de Quilmes, brinda espacios de formación y vinculación, en mejorar la gestión, la calidad de los productos; y desde allí se gestiona el Registro de Emprendedores y Artesanos de Quilmes. Es una manera de ver las falencias, aprovechar los recursos territoriales al armar un registro general y no dejar a ningún sector sesgado.

Las dos políticas públicas siguientes, a implementar, hay que prestarles mayor atención. La primera de ellas es la idea de armar una política denominada “Red de mujeres emprendedoras” [6]. Actualmente se trabaja de manera mancomunada con la nueva secretaria de Género en el armado de la red donde, se les dará la oportunidad de participar, a las mujeres, en ferias específicas a lo largo del año para que puedan exhibir y vender sus productos. La segunda política a implementar tiene que ver con el aprovechamiento de la naturaleza y del territorio enfocado en el turismo. El Municipio trabaja en la puesta en valor del patrimonio histórico, natural y cultural en relación a las propuestas de servicios del distrito y centra sus relaciones con la producción y el empleo. Toma un rol activo y tiene como desafío poner en valor el aprovechamiento de la ribera y su cultura histórica.

CONCLUSIÓN

En base a la caracterización que realizamos de la economía quilmeña, con sus particularidades, y habiendo analizado las tres dimensiones de contención, acercamiento y desafíos se intentó abarcar integralmente los principales factores que inciden en el bienestar productivo de Quilmes.
Ahora bien, se advierte que la economía de la región cayó 7 puntos del producto (FMI 2020) lo que imposibilita a los gobiernos en general, pero más aún a los gobiernos locales, generar una agenda por fuera de la pandemia que permita atender problemas históricos y estructurales, además Quilmes ya tenía una situación económica precaria y dificultosa con la implementación de políticas neoliberales de años pasados.

Si bien el condicionante permanente que queda por fuera de nuestro análisis será el relacionado a la evolución sanitaria, de acuerdo a las políticas descriptas emanadas por los poderes ejecutivos entendemos que el resurgir de la economía quilmeña estará vinculado a la mayor integración de las redes entre los actores intervinientes con los Estados como principales reguladores de dichos vínculos.

Se advierte que tanto Nación como PBA se focalizaron en abastecer con recursos económicos al aparato productivo para preservar el “saber hacer” de la economía quilmeña, dicho en otras palabras para evitar cierres masivos de empresas. Mientras que el gobierno local se ha especializado en contener, dialogar y facilitar medidas para que el acompañamiento económico de las otras dos instancias de gobierno sea eficaz en su implementación, legitimando así su rol de “gobierno de cercanía” que los municipios supieron tener en épocas de crisis.

La incipiente recuperación que muestra la suba en la capacidad instalada de la industria invita a pensar que, a pesar de la pandemia, el producto bruto local tendrá un año de rebote positivo.