La polenta es tendencia: elegida por la oposición y los anti todo

0

La polenta es un alimento en base a harina de maíz, con origen en el norte de Italia, con gran aporte calórico y muy rico en vitaminas del complejo B. Destacada por su contenido en potasio y posee una cantidad significativa de fibra en su composición. 

La polenta llegó a la Argentina debido a la emigración de italianos en los siglos XIX y XX. Es un plato altamente recomendado en los meses de invierno, como también en los días fríos, acompañándose con tuco, estofado, queso fresco y queso rallado.

El menú se le ha adjudicado propiedades vigorizantes, lo que traduce que en el lunfardo argentino, se diga «qué polenta» al hecho de ser fuerte, tener energía o resistencia física.

Por eso no se explica de dónde sale la aplicación de la polenta al antónimo de asado o carne, quizás se deba a la viralización de alguna publicación. Este término es utilizado por la oposición al gobierno del presidente Alberto Fernández, para criticar la suba de la carne vacuna, cuestión casi inevitable de los comerciantes en estos tiempos, gobierne quién gobierne (y más allá de los esfuerzos, tales como los programas ejemplo, «Carne para Todxs»).

Está claro que la incentivación proviene del ex presidente de Boca, Macri, cuando a menudo en sus apariciones mediáticas repite como disco rallado: «prometieron el asado y no va a haber asado y posiblemente muchos se queden sin parrilla o sin heladera”.

El empresario con sus declaraciones menosprecia la capacidad del pueblo argentino. Primero, no haciendo uso de la autocrítica que lo espera hace más de un año y segundo, como si su derrota electoral (es el único candidato presidencial que no reeligió) fuera un plebiscito sobre el asado, algo así como «asado sí o asado no» y la cosa es mucho más profunda, debiera saberlo.

Se entiende que Macri le habla a la porción de su electorado, a ese poco más del 20% que está esperando en la tribuna que haga un jueguito intrascendente en la mitad de cancha, que no le sirve a nadie. Ese 20% es un voto antiperonista que orilla los 30 puntos sumando los «no quiero que gane fulano o sultano», ese 10%, posiblemente 11, nunca es una apuesta afirmativa. Estos números se desprenden del estudio de investigación de Real Time Data, del último semestre, donde muestra una imagen negativa del empresario multipropósito de casi el 70% de la sociedad argentina.

Volviendo al asunto que nos trae, aún no se entiende lo de la polenta, lo que sí es indudable que se ha convertido en tendencia en las redes sociales para contrastar la posibilidad de cocinar una carne asada. Inclusive, el arroz es un producto más económico, ofrece marcas varias, versión grano largo, de salvado, etc, etc, etc. Quizás hubiese sido conveniente contrastar la carne con la lenteja, en definitiva, se asemeja por su componente de hierro.

Lo cierto es que la fanaticada de Juntos por el Cambio y los anti todo han hecho de la polenta el alimento estrella del año, un producto que nunca fue de los más baratos y mucho menos, su cocción. La ocurrencia el servicio de la ocasión: lo que ahora es polenta, hace un par de años atrás era pollo o con más precisión, alitas de pollo.