SE DUPLICÓ LA CANTIDAD DE CHICOS QUE ASISTEN A COMEDORES ESCOLARES

0

El Frente Gremial reclamó ante el Intendente que el Consejo Escolar, que administra los recursos del Servicio Alimentario Escolar, controle a los proveedores y que su presidente Danilo Dangelo concurra a la Unidad Educativa de Gestión Distrital y recoja los reclamos.

Desde ATE Quilmes aseguraron que el hambre creció y que en este último año se duplicaron los asistentes a los comedores, pero no así los cupos. En este sentido señalaron que el Consejo Escolar no está administrando los recursos como debería.

Durante los últimos meses se registró un aumento considerable de la cantidad de alumnos que asisten a los comedores. En Quilmes hay asignados 17.000 cupos que son actualizados una vez al año, es decir que en muchas escuelas las cocineras tienen que “hacer magia” para que la comida alcance para todos. El incremento de chicos que asisten a los comedores se registra semana tras semana, lo que deteriora la calidad y cantidad  de los alimentos que reciben.

Los gremios advierten que hay una intención del municipio de Quilmes de avanzar sobre las facultades del Consejo Escolar como ocurrió en otros distritos  donde se municipalizó el Servicio Alimentario Escolar, que no arrojó  soluciones a la cantidad y calidad de los alimentos.

Gustavo Lappano, secretario adjunto de la CTA Quilmes y uno de los dirigentes gremiales que participó de la reunión, aseguró a CPB Noticias que otro de los planteos que le hicieron al intendente Molina fue sobre las condiciones edilicias de las escuelas en Quilmes. “La Provincia de Buenos Aires y la Nación son quienes deben completar los fondos con los que cuenta el municipio; el  fondo de financiamiento y el fondo  compensador, porque reconocen que son escasos para hacer las mejoras necesarias en las escuelas”.

La desinfectación de los tanques fue otro de los pedidos de los gremios. Según Lappano “el municipio se comprometió, a través de bromatología,  controlar la potabilidad del agua en las escuelas.”

A su vez Lappano detalló que: “aprovecharon la oportunidad de estar frente al intendente Molina para hacerle otros reclamos fuera de la agenda”. El dirigente manifestó al intendente la preocupación de padres y maestros por el ingreso con armas de fuego de la policía municipal cuando Molina se presenta en alguna escuela del distrito. Si bien le dijeron que la seguridad no depende del Intendente, tomaron nota del reclamo.