¿70 años de peronismo?

0

La primera presidencia del General Juan Domingo Perón transcurrió del año 1946 a 1952, la segunda de 1952 a 1955 y la tercera del 73 al 74. En total fueron solo 11 años de gobierno peronista. Si contabilizamos los demás gobiernos del PJ: 10 de Menem (que se podría asociar más al de Macri), 1 de Duhalde, 4 de Néstor Kirchner y 8 de Cristina Fernández, a lo sumo son 34.

A propósito, el ex economista del Bank of England, Alan Beattie, se pregunta porqué Argentina no fue EEUU y la respuesta es simple: “mientras EEUU repartió la tierra en parcelas pequeñas, Argentina se la dio a unas pocas familias”, razona el británico.

“EEUU favoreció a colonos usurpadores, Argentina a terratenientes”. El resultado inmediato fue que mientras en EEUU la poca tierra obligaba a innovación para optimizar y mejorar ganancias, al latifundio argentino le alcanzaba con vacas, ovejas y alambre de púa.

El economista afirma que “las economías rara vez se hacen ricas solo con agricultura, Gran Bretaña había mostrado el camino: industrialización” pero las élites argentinas rechazaron la industrialización para seguir mamando de la teta de la explotación agropecuaria latifundista.

“Entre 1880 y 1914 el sistema político norteamericano se adecuó dinámicamente a los cambios y las demandas de su población. El sistema argentino permaneció obstinadamente dominado por una minoría autocomplaciente”, dice Beattie.

Al final de la 1ra. guerra, las exportaciones de granos y carne cayeron. Al final de 1920, las exportaciones ya eran 2/3 menos. EEUU ya había comenzado un proceso de recambio económico. Las elites argentinas la rechazaron.

EEUU había comenzado su recambio económico con industrialización, y al final de la 1ra. Guerra invirtió ahorros propios en quedarse con industria europea y se posicionó como potencia mundial. La Argentina oligárquica desapareció del mundo.

Al parecer la culpa del mal de la Argentina no es del peronismo y menos de sus siete décadas de poder, inventadas vaya a saber por quién. El peronismo es el chivo expiatorio, un enemigo inexistente, para responsabilizar a los verdaderos culpables de la hiperinflación, la corrupción organizada, el corralito, el helicóptero de la Alianza, las injusticias sociales y el fracaso de Macri.