¿De qué se va a tratar el Sitio para la Memoria de Quilmes?

“Ahora comenzamos a trabajar sobre lo que tiene que ver con la investigación del espacio”, señala Viviana Buscaglia, del Colectivo Quilmes Memoria Verdad y Justicia




En 2016 se conformó el Colectivo Quilmes Memoria, Verdad y Justicia (QMVJ) en pos de la redacción del proyecto de ley para que el ex Pozo de Quilmes fuera declarado sitio histórico y funcione como Espacio para la Memoria. El puntapié inicial se dio el 22 de marzo durante una visita de la presidenta de Abuelas de Plaza de Mayo, Estela de Carlotto, a Quilmes en el marco de la presentación del libro sobre su hija. Allí la diputada provincial (FpV) Evangelina Ramírez abrió el juego a los primeros miembros del Colectivo para la redacción de un proyecto de desafectación del “Pozo” para que sea entregado a la Presidenta de Madres de Plaza de Mayo.

“Cuando nos dice que no está redactado, lo primero que pensamos fue convocar a todos los militantes de derechos humanos para que redactemos en conjunto la ley”, explicó a CPB Noticias, Viviana Buscaglia, miembro del Colectivo QMVJ. Una semana después, organizaciones de DD.HH., periodistas, sobrevivientes y familiares de desaparecidos, conformaron el Colectivo.

LA LEY

En enero la Legislatura bonaerense votó por unanimidad y se promulgó la Ley 14.895 que declara al ex Pozo como sitio histórico y en febrero se conformó el Consejo que actualmente se reúne periódicamente en el Sitio. El objetivo principal del proyecto de ley era que el Pozo pase a manos de la sociedad quilmeña. “Tenía que llenarse de vida, de jóvenes, teníamos que tener una mirada muy amplia para todos los organismos y todos los habitantes que quisieran participar”, recuerda Viviana.

“Pudimos arrancarle a éste gobierno, después del grave error político del Intendente Martiniano Molina, cuando confundió a éste centro clandestino con un bache”, aseguró Hugo Colaone, miembro del Colectivo y ex preso político durante la dictadura. “Es uno de los primeros sitios recuperados por una ley provincial que se convierte en un Espacio para la Memoria”, resaltó.

A su vez, Colaone destacó el suceso como un “oasis en el desierto” porque a partir del traspié de Molina, los legisladores provinciales “utilizaron una salida decorosa y aprobaron la ley para enmendar el error. Es paradójico porque estamos con compañeros que están presos como Milagro Sala, Cristina Kirchner que es perseguida por la justicia en complicidad con los medios de comunicación y hay compañeros reprimidos en la huelgas y en las movilizaciones.  En éste contexto, nos vienen a dar un lugar y parece una contradicción pero hay que aprovecharla”.

Además del Sitio para la Memoria, la ley estableció la conformación de un Consejo que administra el mismo, integrado por miembros del Colectivo QMVJ, por la Comisión Provincial por la Memoria (CPM), por un representante del Poder Ejecutivo Local y por uno del Poder Ejecutivo Provincial.

 

INVESTIGAR

El Consejo tiene como objetivo fomentar el estudio, la investigación y la difusión de los hechos vinculados a todos los golpes militares, y en particular, al Terrorismo de Estado durante la última dictadura cívico militar. “Ahora comenzamos a trabajar sobre lo que tiene que ver con la investigación del espacio”, señala Viviana tras una reunión con diferentes actores. “Lo pensamos en diferentes planos. Uno tiene que ver con el edilicio, con cómo era el espacio antes, durante y después de la dictadura. Quiénes fueron los actores, los represores; quiénes fueron los compañeros que pasaron por acá, sus historias de vida, su militancia, sus relaciones.” Otra de las líneas de investigación es el Pozo de Quilmes posterior a la dictadura, “porque en democracia, también hubo torturas dentro del espacio.”

Otro de los objetivos es conformar un archivo y centro de documentación especializado en memoria y derechos humanos y apoyar el desarrollo de los juicios por crímenes de lesa humanidad en curso o que se abran en el futuro para la búsqueda de la Verdad y la Justicia.

A pesar que la ley determina que el Sitio ya debería estar desafectado al cien por cien, solamente fue entregado el espacio de los calabozos y el garage. “Se estima que la Provincia construirá un nuevo edificio para la Delegación Departamental de Investigaciones (DDI)” que todavía funciona en el lugar, señala Hugo Colaone, ex detenido durante la dictadura y miembro del Colectivo.

 

ACTIVIDADES

Los miembros de la Comisión están comenzando a organizar también las primeras tareas que requiere el ex Pozo. Por un lado reacondicionar el espacio, que tiene distintos deterioros como pérdidas de gas, preservar y cuidar las pruebas. Una vez que esté en condiciones están previstas visitas escolares guiadas, proyecciones, capacitaciones, talleres y demás actividades. “Pensamos tomar la agenda de derechos humanos. Si bien es un Sitio de Memoria, la idea también es poder pensar las vinculaciones sistemáticas desde el Estado de Derechos Humanos para trabajarlas.”

“Tenemos la tarea de interpelar a la sociedad para que se entienda qué es lo que fue esto, qué pasó con los detenidos, los sobrevivientes, los exiliados y además, trabajar con los jóvenes, con los colegios. Como así también entender lo que fue la vida y la muerte, el futuro y presente de los compañeros que pasaron por acá”, expresó Colaone.

Los recursos para atender los gastos que este Sitio de la Memoria demande provendrán de partidas presupuestarias que la Ley asigne específicamente.