La comisaria 1° de Quilmes revictimizó a una mujer golpeada por su novio

El domingo 4 de junio, al día siguiente de la multitudinaria marcha Ni Una Menos que exigió finalizar con la violencia machista, la comisaria 1° de Quilmes ubicada en Leandro N. Alem y Sarmiento re victimizó a  una mujer que se animó a hacer la denuncia contra su novio, quien la había golpeado y amenazado con matarla.

La mujer menor de edad, junto a su familia,  tuvieron que esperar más de dos horas para tomarle la denuncia tras un raid por distintos lugares: comisaria de la mujer de Don Bosco y la oficina de género de la Municipalidad intentando que quedara asentado lo que había vivido. Los padres de la mujer estaban desesperados y muy asustados, no querían que su hija pase a engrosar la lista de mujeres asesinadas por el solo hecho de ser mujer.

Uno de los policías le manifestó que: “mejor váyanse, estamos con un problemón terrible en este momento”. Finalmente luego de esperar varias horas lograron que  les tomaran la denuncia, sin embargo no evitó la sensación de  desamparo por el maltrato que ejercieron  quienes deberían protegerlos.

PERSPECTIVA DE GÉNERO EN TODOS LOS ÁMBITOS

Unos días antes de producirse la tercera marcha #NiUnaMenos, la Corte Suprema de Justicia de la Nación informo que el 75% de los femicidas fueron parejas, ex parejas o familiares de las víctimas.

Hablar de “la seguridad” o “la inseguridad” es un tema recurrente, sobre todo en periodos electorales y la mayoría de las veces las soluciones que se  ofrecen van en una misma dirección: aumento de  penas, incremento de policías en las calles, etc.

Las estadísticas brindan  datos, que  deberían servir para que los distintos organismos del estado establezcan políticas públicas. Según los números del Registro Nacional de Femicidios, durante 2016 en nuestro país  254 mujeres, cinco de ellas trans, fueron asesinadas sólo por ser mujeres, se trata de 19 femicidios más que el año anterior.

La ley 26.485 de protección integral para prevenir, sancionar y erradicar la violencia contra las mujeres, establece que las fuerzas policiales y de seguridad deben capacitarse para brindar ayuda a las mujeres que padecen  violencia, para optimizar su atención en el momento en que estas realicen las denuncias.

Frente al aumento de femicidios, es necesario que el estado  informe a través de spots cuáles son las políticas públicas que llevan adelante para prevenir las violencias que se ejerce contra las mujeres, cuál es la capacitación que reciben las fuerzas de seguridad.

Es positivo y esperable que las fuerzas de seguridad se capaciten para prevenir o combatir el delito en las calles, que cuiden de los ciudadanos y sus familias, pero es importante comprender los datos que arrojan las estadísticas en los casos de  violencia contra las mujeres.

 

Notas relacionadas:

Presentaron la “Cátedra Federal de Formación de las Mujeres y Perspectiva de Géneros”